Amor durante Tinder: por qué no se puede culpar a la tecnología por el crecimiento empresarial

El CEO de Relate analiza por qué nuestra dependencia de la tecnología difumina los límites entre las relaciones digitales y no digitales

La tecnología ha revolucionado nuestras relaciones, cambiando la forma en que las encontramos, las organizamos e incluso las ponemos fin. Como hombre gay de 36 años que vivía en Londres, tenía un lugar destacado en esta revolución. Comencé mi vida de casado en la década de 1990, respondiendo a anuncios personales en mi periódico local. En la década de 2000 comencé a explorar las citas por Internet. Más recientemente, aplicaciones como Grindr y Scruff se han convertido en el mejor amigo del amante.

Leer más: ¿Qué es el amor? La ciencia tiene la respuesta

Mi trabajo diario es el de CEO de Relate, el mayor proveedor de apoyo e información sobre relaciones en el Reino Unido, por lo que podría pensar que tengo todas las respuestas. De hecho, Relate encuentra cada día formas nuevas y diferentes en las que la tecnología afecta las relaciones, por lo que también aprendemos a navegar en este nuevo mundo digital. La tecnología es una de las principales razones por las que las personas acuden a nosotros en busca de consejos, ya sea la pareja en la que una pareja tuvo una aventura a través de Facebook o la persona que está luchando contra una adicción a la pornografía en línea.

Curiosamente, el 62% de nuestros asesores dice que la tecnología ha tenido un impacto negativo en las relaciones, en comparación con solo el 13% del público. Sin embargo, también vemos que la tecnología ha traído enormes beneficios a las relaciones, desde los miembros de nuestros servicios de las fuerzas armadas que ahora pueden confiar en las llamadas de video y correo electrónico para mantenerse conectados en casa hasta los jóvenes homosexuales que pueden conectarse mucho más fácilmente entre sí en menos partes liberales del mundo, algo que descubrí recientemente mientras viajaba por Uzbekistán y Turkmenistán.

“Uno de los desafíos que vemos en esta ‘generación de diapositivas’ es la mercantilización de las personas” Chris Sherwood, director ejecutivo de Relate

Sin embargo, no se puede negar que la tecnología interrumpe nuestras relaciones de formas que las generaciones anteriores nunca hubieran imaginado. Hay más de 1.400 sitios de citas solo en el Reino Unido, y encontrar una pareja en línea es la cuarta forma más común de comenzar una nueva relación. ¿Podría este valor cambiar la cantidad que les damos a nuestros colegas de datos? Uno de los desafíos que vemos en esta “generación de diapositivas” es la mercantilización de las personas. La investigación nos dice que los ingredientes clave para una relación exitosa a largo plazo (algo a lo que la mayoría de nosotros seguimos aspirando) son la honestidad, el compromiso y la comunicación, características que son difíciles de deducir de una foto de perfil de Tinder. Simplemente, si no nos gusta lo que vemos en los primeros segundos, deslizamos el dedo hacia la izquierda y desaparece. Es fácil olvidar que estamos hablando de personas reales con sentimientos reales.

También estamos navegando por este nuevo mundo digital sin una hoja de ruta. La gente solía conocerse, volverse amada y casarse y casarse. Hoy, anunciar su relación en Facebook o aceptar la eliminación de su perfil de citas son nuevas publicaciones preparatorias en este viaje de relación más complejo. Sabemos por la sala de consejería que muchas de estas posiciones de puesta en escena solo se aclaran cuando se ha violado una regla tácita.

Las parejas nos dicen que les gusta poder enviarse mensajes románticos y elegantes entre ellos. ¿Pero nos volvemos demasiado dependientes de la tecnología? ¿Podemos detenerla? Según una encuesta realizada por el Museo de la Ciencia en 2012, cuatro de cada cinco menores de 25 años dicen que se han sentido perdidos sin Internet y la gran mayoría de los propietarios de teléfonos inteligentes se comunican con ellos a los 15 minutos de despertarse. La Encuesta de consumidores móviles de EE. UU. De 2013 encontró que el nueve por ciento incluso admitió haber revisado su teléfono durante las relaciones sexuales.

Esta “dependencia” también podría afectar la forma en que establecemos relaciones íntimas en el mundo real, ya que los límites entre lo digital y lo no digital se vuelven cada vez más difusos. Un estudio de 2012 de la Universidad de Essex encontró que: “El solo hecho de tener un teléfono visible en la habitación, incluso si nadie lo revisó, hizo que las personas fueran menos propensas a desarrollar un sentido de intimidad y comprensión empática durante las conversaciones. Es significativo”.

La tecnología también está cambiando la naturaleza de los negocios y difuminando los límites. Solíamos pensar en una aventura como un encuentro íntimo o sexual entre dos personas. ¿Enviar imágenes sexualizadas y coquetas a otra persona es como una aventura, incluso si la gente no se conoce? ¿Qué hay de ver pornografía con una cámara de video, usar juguetes sexuales controlados de forma remota con otra persona o dormir con un robot sexual en el futuro?

“¿Enviar imágenes sexualizadas y coquetas a otra persona es como una aventura, incluso si la gente no se conoce?” Chris Sherwood, director ejecutivo de Relate

En este debate existe el peligro de que acabemos culpando a la tecnología, pero ese no es necesariamente el problema: es la forma en que la usamos.

Leer más: juguetes sexuales probados: DyN Noticias revisa los mejores dispositivos para adultos

No podemos detener la revolución digital, pero podemos aprender a integrar mejor la tecnología en nuestras vidas, de manera que nos permitan formar y mantener relaciones amorosas y de apoyo, así como navegar mejor por los peligros que existen. Por ejemplo, alentamos a las personas a hablar con sus socios y familiares sobre cómo administrar la tecnología en sus vidas. Averigüe si necesita tiempo técnico regular, como la falta de teléfonos en el dormitorio o apagar todas las pantallas una hora antes de acostarse. No existen reglas estrictas y rápidas, pero comunicar lo que funciona de acuerdo con sus circunstancias le facilitará mantener el control de la tecnología y no al revés.

Chris Sherwood es el director ejecutivo de Relate, una organización benéfica del Reino Unido. Hablará en The Greatest Adventure: Love in the Time of Tinder, un evento de fin de semana que discutirá el impacto de la tecnología en las relaciones entre el 29 y el 30 de abril.

Para problemas de relaciones, visite related.org.uk o llame al 0300 100 1234 para obtener información y asistencia.

Gran parte de las noticias de la ciencia de el planeta tierra en un sólo sitio. noticias de Ciencia.