Cuando las paredes pueden hablar: el espacio es la próxima frontera en personalización

Nuestros entornos nos seguirán y reaccionarán en la próxima frontera de la personalización.

“Conocerse a sí mismo es el comienzo de la sabiduría”. Sin embargo, pronto, la sabiduría no vendrá de los relojes y anillos que envolvemos en nuestro cuerpo, sino de las paredes y los espacios que habitamos. Anteriormente, la información como la frecuencia cardíaca, el estado emocional y el estrés cognitivo y físico se recopilaba mediante dispositivos portátiles; ahora podemos medirlos utilizando sensores en el espacio mismo.

Un solo espacio será una extensión dinámica de nuestra propia psique. La sensibilidad omnipresente en nuestros entornos asociada con el aprendizaje automático transformará la forma en que interactuamos con nuestros espacios y la forma en que interactúan con cada uno de nosotros. Al convertirse en nuestras extensiones, dichos espacios nos ayudarán a ser más eficientes y exitosos en lo que intentamos lograr, así como a transformar un solo espacio físico en uno que sirva dinámicamente a varios propósitos para varias personas.

En 2020, veremos evolucionar nuestros espacios como socios tecnológicos que podrían saber más de nosotros que nosotros. Cambiará la definición y la relación más íntima de cómo interactuamos y pensamos sobre los materiales y la información en las paredes y el aire que nos rodea.

El cerebro tecnológico reactivo y empático de nuestros espacios se basará en la amalgama de datos de sensores que monitorizan proximidad, CO2, dinámica térmica de nuestro cuerpo, emoción, mirada y diámetro del ojo, humedad, temperatura, movimiento, luz, presión, ultrasonido y micrófonos. aprender y obtener una perspectiva sobre nuestro bienestar cognitivo y físico a partir de la dinámica y los cambios espectrales de voces y entornos.

El resultado de estos sensores se asociará con el aprendizaje automático y la evaluación de la IA, permitiendo que nuestros espacios comprendan los cambios en nuestras emociones. Por ejemplo: mi grupo de investigación en Dolby Laboratories pudo mostrar cambios en la densidad de CO2 en un espacio que puede corresponder a cambios en la emoción y el estrés de las personas en la habitación. Combinando esto con la información de otros sensores, como la frecuencia cardíaca y las cámaras térmicas, podemos mostrar que los cambios en la firma térmica corresponden a cambios en la participación y la atención del individuo.

Este tipo de información personal hará que las habitaciones se adapten y cambien su temperatura, color, sonido e iluminación ambiental y natural para respaldar mejor lo que la persona está tratando de lograr. Quizás se convierta en un espacio que nos ayude a lograr un estado de fluidez eficiente, o puede ser uno que nos acerque a la calma o nos ayude a tener un sueño más eficiente.

Los innovadores de colchones inteligentes, como BRYTE, han incorporado tecnología “empática” que usa biometría para cambiar la temperatura y firmeza de su colchón para mejorar dinámicamente el sueño del usuario. Su sistema ya permite la integración en la iluminación Hue y el control de temperatura Nest, ampliando y conectando la optimización del estado interno del usuario y la lente de sueño mejorada en la dinámica de la habitación y el espacio.

Veremos a las personas mayores, que de otra manera estarían en unidades de cuidado, empoderadas para vivir de manera independiente, porque su bienestar emocional y físico es más transparente y mejor protegido. Esto tiene el impacto de mejorar la calidad de vida y ahorrar costos individuales sustanciales.

Muchas empresas introducen tecnologías que empoderarán a las personas a través de paredes y espacios que escuchan, informan y ayudan a la mente y el cuerpo. Tanto Nokia como IBM están realizando importantes esfuerzos para utilizar sensores que sean fáciles de insertar o que ya vivan en espacios para mejorar y extender la calidad y autonomía de vida de una población que envejece. IBM incluso ha evaluado las aplicaciones LiDAR en el hogar como una forma de rastrear la ubicación y los cambios de marcha asociados con cambios en el bienestar físico y emocional.

Es esencial establecer protocolos de confidencialidad de datos confiables y que cumplan con las normas para el intercambio, uso y ciclo de vida transparente de los datos. Este es un tema en discusión, con muchos gobiernos estableciendo regulaciones, como el Reglamento General de Protección de Datos y la Ley de Privacidad del Consumidor de California (que entrará en vigencia en 2020), así como muchas empresas que se comprometen seriamente a diseñar con vista a la privacidad.

2020 marcará un gran cambio en lo que esperamos de nuestras habitaciones. En lugar de vivir nuestras vidas en espacios estáticos y movernos a nuevos espacios cuando cambiamos nuestras metas e intenciones, nuestros espacios comenzarán a cambiar con nosotros y nos ayudarán a tener más éxito.

Poppy Crum es científica senior en Dolby Laboratories y profesora adjunta en la Universidad de Stanford.

Actualizado el 4 de febrero de 2020 9:00 a.m. BST: el título de este artículo ha sido cambiado

🍅 ¿Por qué los tomates modernos saben tan mal?

🚙 Cómo Tesla se convirtió en la compañía de automóviles más sobrevalorada del mundo

📽️ Maravíllate ante el increíble Iron Man en la vida real

📢 Cómo Slack destruyó el trabajo

👉 Mira DyN Noticias en Gorjeo, Instagram, Facebook y LinkedIn

Todas las noticias de la ciencia de el planeta tierra en un sólo sitio. artículos de Ciencia.