El cambio climático empeorará mucho antes de mejorar, según la teoría de juegos

Para comprender por qué los gobiernos no continúan tomando medidas decisivas contra el cambio climático, debe comprender en profundidad la teoría de los juegos y la tragedia de los bienes comunes.

Empeorará mucho antes de mejorar. Según una nueva investigación publicada en Nature, la humanidad verá un aumento significativo del nivel del mar y frecuentes olas de calor mortales antes de que los gobiernos tomen medidas decisivas contra el cambio climático. Y para predecir el futuro, los matemáticos recurrieron a la teoría de juegos.

El artículo, publicado por un equipo de matemáticos, utiliza la teoría de juegos para explicar por qué es tan difícil proteger el medio ambiente, actualizándolo para que pueda moldear los efectos del cambio climático, el uso excesivo de recursos preciosos y la contaminación de entornos limpios.

La mala noticia es que el modelo sugiere que, en lo que respecta al cambio climático, es posible que las cosas tengan que empeorar de forma demostrable antes de que puedan mejorar. La buena noticia, por otro lado, es que la teoría de juegos podría ayudar a los responsables políticos a desarrollar nuevos y mejores incentivos para ayudar a las naciones a cooperar en acuerdos internacionales.

Los investigadores han utilizado uno de los dilemas sociales más conocidos en la teoría de juegos, llamado la tragedia de los comunes, para llegar a sus predicciones. La tragedia de los comunes fue descrita por primera vez en el siglo XIX por William Forster Lloyd, un filósofo político de la Universidad de Oxford. Lloyd analizó el uso excesivo de la tierra común (también conocida como “común”) por parte de personas que tenían derecho a usarla, por ejemplo, para pastar a sus ovejas, para difundir la idea de que es probable que los recursos que claramente no pertenecen a un individuo o grupo ser sobreexplotados porque su preservación no redunda en el interés del individuo.

La idea se hizo famosa más tarde por el ecologista estadounidense Garrett Hardin en un artículo de 1968 publicado en la revista Science. La tragedia de los bienes comunes se ha convertido en una de las metáforas más utilizadas entre los expertos para ilustrar nuestra incapacidad crónica para mantener un recurso que todos son libres de usar y, desafortunadamente, igualmente libres de abusar.

Vemos ejemplos de este dilema en nuestra vida diaria, desde la basura del metro hasta la renuencia a vaciar el lavaplatos en la cocina común de los estudiantes. Sin embargo, el ejemplo más extremo es la actual crisis medioambiental.

Los intentos anteriores de llegar a un modelo matemático de la tragedia ambiental hicieron la suposición poco realista de que los bienes comunes permanecían sin cambios a medida que la gente los explotaba: jugaban el mismo juego en cada ronda del modelo. Estos enfoques no podían estudiar los efectos de un medio ambiente degradante, como un mar cada vez más sobrepescado o un río contaminado, por ejemplo. En su nuevo artículo sobre la naturaleza, Martin Nowak de la Universidad de Harvard en colaboración con Christian Hilbe y Krishnendu Chatterjee del Instituto Austriaco de Ciencia y Tecnología y Stepan Simsa de la Universidad Charles en Praga detalla una forma más precisa de modelar y comprender el dilema con matemáticas.

“Se basa en la simple idea de que nuestras acciones de hoy cambian el juego que podemos jugar mañana”, dice Nowak. Los juegos en cuestión implican reuniones entre personas en las que pueden trabajar juntas y cooperar, o seguir sus propios motivos egoístas. “Dependiendo de lo que hagamos tú y yo, pasamos a otro juego, así que, por ejemplo, escribimos un artículo juntos y, si lo hacemos bien, podemos hacer un libro y, si eso continúa, podríamos crear un instituto de investigación. . “

Al explorar el nuevo modelo matemático, los científicos descubrieron que esta dependencia de las acciones de los jugadores podría aumentar en gran medida las posibilidades de que los jugadores cooperen, siempre que se den las condiciones adecuadas. “Hemos demostrado cómo la retroalimentación ambiental puede estimular la cooperación”, dice Nowak, quien ha pasado décadas explorando leyes de cooperación.

Estos factores de retroalimentación incluyen la rapidez con que se degradan nuestros recursos, ya sea el océano o la capa de ozono del planeta. Esto podría explicar por qué se han determinado acciones relativamente rápidas para prohibir los productos químicos, como los clorofluorocarbonos, cuando un equipo británico que trabajaba en la Antártida detectó una caída drástica del ozono atmosférico que protege la vida de los dañinos rayos ultravioleta del sol. El acuerdo para proteger la capa de ozono estratosférico, el Protocolo de Montreal, se finalizó en 1987 y entró en vigor unos años más tarde.

Este no es el caso del cambio climático. Aunque sabemos que los glaciares se están reduciendo, el nivel del mar está aumentando y los eventos climáticos extremos, desde huracanes hasta olas de calor, se están volviendo más intensos, estos efectos suelen ser complejos y ocurren durante períodos de tiempo más largos, estableciendo así un vínculo claro entre ellos. el cambio climático es menos sencillo. Esto, según Nowak, podría explicar por qué ha sido más difícil llegar a una cooperación internacional eficaz para reducir el cambio climático causado por los gases de efecto invernadero.

El nuevo modelo matemático sugiere que el medio ambiente global debe deteriorarse dramáticamente – los huracanes se están volviendo más intensos, más sequías y olas de calor – ante nuestros ojos antes de que los gobiernos se sientan estimulados a mejorar las cosas. “Cuando la actividad humana conduce a un daño drástico al medio ambiente a través del calentamiento global, la cooperación se convierte en la estrategia ganadora”, dice Nowak.

Sin embargo, este nuevo modelo matemático también permite a los responsables de la toma de decisiones explorar las posibilidades futuras planteadas por los modelos climáticos y explorar los próximos pasos sobre una base más racional. “Esto abre muchas posibilidades nuevas”, dice Nowak. Dado que el impacto clave del cambio climático se produce durante un largo período de tiempo, una opción es no depender del deterioro ambiental para estimular la acción de los responsables políticos. En cambio, necesitamos diseñar incentivos que funcionen durante períodos de tiempo mucho más cortos, digamos alrededor de un año. “Incluso mostré qué comentarios se necesitan”, dice Nowak.

“Se pueden dar incentivos financieros a personas, ciudades o países para que trabajen juntos en un problema y, si tienen éxito, obtienen esos incentivos y pueden pasar a cuestiones más importantes y complejas, junto con recompensas aún mayores”. Los incentivos económicos dependen de las acciones de los jugadores, ya sean personas o países. “La cooperación conduce a juegos más valiosos, el fracaso a juegos menos valiosos y puede diseñarse para que suceda lo suficientemente rápido como para marcar la diferencia”, dice Nowak. “Este nuevo enfoque está cambiando el juego”.

Todas las noticias de la ciencia de la tierra en un sólo sitio. noticias de Ciencia.