El cambio climático está impulsando la propagación de enfermedades tropicales mortales

A medida que aumentan las temperaturas, las comunidades se ven afectadas por enfermedades que nunca antes habían encontrado. Las consecuencias son mortales

Lomira Eisimgalale es una niña sonriente y enérgica. Cuando un polluelo sobrevoló su camino fuera de la cabaña de su familia, el niño de siete años no perdió el tiempo persiguiéndolo, persiguiendo al animal por el complejo en la aldea de su familia cerca de Korr en el norte de Kenia. Lomira miró bien, riendo mientras el animal chillaba de molestia, pero al final, el pollito ganó, se escapó del agarre de Lomira y desapareció entre las matas de hierba que se extendían más allá de la cabaña. Su pequeño pecho se alzó con fuerza debajo de su camiseta verde etíope, pero sonrió a pesar de la derrota.

Su hermana de tres años era la misma, dice su madre, Dubayo. «Ella era juguetona. Ella estaba feliz. Ella no era tímida en absoluto «. Mirando a Lomira ahora, con las mejillas llenas y los ojos brillantes, es difícil imaginar cómo debió de verse unos meses antes, cuando él y su hermana, Faridah, ambos enfermaron de una misteriosa enfermedad que los dejó a ambos con un dolor de cabeza. fiebre alta e implacable. y venció su apetito. Lomira tuvo suerte: se recuperó. Faridah no.

Cuando sus hijos se enfermaron por primera vez, Dubayo y su esposo, Lolitay, no sabían qué hacer con él. No hubo evidencia de que los niños fueran mordidos por nada: sin sarpullido, sin hinchazón roja, sin picazón. Pero los analgésicos del dispensario local no lograron aliviar sus síntomas. Después de dos semanas sin mejoría, los llevaron al hospital más cercano, a más de 100 kilómetros de distancia en Marsabit. Los médicos realizaron una serie de pruebas, extrayendo botella tras botella de sangre, un proceso que duró todo un día. Cada prueba resultó negativa. Los médicos estaban desconcertados y Lolitay se desesperaba. «Le pregunté al médico, ‘¿Qué más he hecho por estos niños? ¿Podemos repetir algo? ¿Cuál es el problema? «, Él dice.

Finalmente, los médicos decidieron probar el kala-azar. No tenía sentido, porque no lo habían encontrado antes en Korr. El kala-azar, que significa fiebre negra en hindi, es una de las enfermedades parasitarias más mortales del mundo, superada solo por la malaria. Los primeros síntomas incluyen fiebre y pérdida de peso, pero a medida que avanza, los órganos internos se agrandan y la piel puede adquirir un tono grisáceo, de ahí el nombre. Sus víctimas son casi siempre los pobres y, cuando no se trata, el kala-azar tiene una tasa de mortalidad del 95%. Aunque existe en Kenia y algunos otros países desde hace algún tiempo, se cree que el cambio climático los está llevando a lugares que nunca antes habían existido, como Korr.

El kala-azar, o leishmaniasis visceral, es solo una de las muchas enfermedades transmitidas por vectores que han proliferado en los últimos años. En julio, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente publicó un informe en el que afirmaba que las temperaturas más cálidas favorecen la transmisión de enfermedades al aumentar la población de vectores, incluidos los mosquitos de arena, los mosquitos y las garrapatas, y al extender la temporada en la que están presentes los vectores.

«Estos insectos son ectotérmicos y más o menos completamente a merced del entorno en el que viven», dice Kris Murray, profesor asociado de medio ambiente y salud en el Centro MRC para el Análisis Global de Enfermedades Infecciosas en el Imperial College de Londres. Por tanto, el clima afectará a casi todas las enfermedades transmitidas por vectores de una forma u otra.

Aunque es imposible conocer el alcance total del impacto del cambio climático en la propagación de enfermedades infecciosas, existen varias categorías gratuitas en las que se pueden organizar: la primera es la pérdida de biodiversidad y los cambios en el uso de la tierra por parte de los seres humanos, incluida la deforestación, la agricultura y urbanización, perturba el delicado hisopo que históricamente se ha interpuesto entre los humanos y los patógenos. Luego están las enfermedades transmitidas por vectores, como el kala-azar, que están creciendo a medida que los insectos, como los mosquitos, los musgos de arena y las garrapatas, amplían su distribución geográfica y su viabilidad estacional. Finalmente, el aumento de las temperaturas incluso devuelve la vida a los virus muertos: se pensó que un brote de ántrax en Siberia fue causado por patógenos congelados en un reno muerto durante décadas, que fueron resucitados después de que una ola de calor derritió el permafrost.

El trabajo de Murray se centra en modelar enfermedades transmitidas por vectores que ya se sabe que son sensibles al clima; a saber, dengue, chikungunya y zika, transmitidos por el mosquito Aedes aegypti. «A nivel mundial, el mundo se está convirtiendo en un lugar mejor para este mosquito como resultado del cambio climático», dice.

Esto podría ser una subestimación: el año pasado, un estudio publicado en PLOS Neglected Tropical Diseases encontró que Aedis aegytpi, junto con Aedes albopictus, comenzarán a infiltrarse en América del Norte y Europa a medida que esos lugares se vuelven más cálidos. Si no se controlan, representarán una amenaza para el 49% de la población mundial para el año 2050. La variedad de mosquitos portadores de la malaria también está creciendo, con el aumento de la temperatura, la humedad y las precipitaciones, lo que les permitirá proliferar en regiones. .

Dicho esto, la gestión humana ha contribuido mucho a reducir la carga de enfermedades infecciosas en las últimas décadas. En los países que abordan de manera proactiva la propagación de enfermedades, las tasas de infección han disminuido drásticamente. La malaria, por ejemplo, ha disminuido drásticamente en Asia: seis países a lo largo de la cuenca del río Mekong experimentaron una caída del 76% en los casos entre 2010 y 2018.

Pero en África, donde falta la vigilancia de enfermedades, los casos han aumentado, con un aumento de un millón de casos entre 2017 y 2018. Esta inconsistencia en la protección de la salud, dice Murray, hace que sea “muy, muy difícil desentrañar lo que vemos. con riesgo climático. «

No es ningún secreto, por supuesto, que el cambio climático ha tenido consecuencias sobredimensionadas para los pobres del mundo, en países donde las intervenciones de gestión son las más raras. En Kenia, se cree que el kala-azar se está extendiendo debido a la distribución de mariposas de arena, pero también debido a la forma en que el cambio climático afecta el comportamiento humano. Las sequías cada vez más severas han empujado a las comunidades pastorales del país cada vez más a buscar agua y pastar animales, exponiéndose a nuevas enfermedades a las que no tienen inmunidad.

David Odhiambo Otieno, epidemiólogo que trabaja para controlar la leishmaniasis en la oficina de la Organización Mundial de la Salud en Kenia, dice que tal sequía es exactamente lo que llevó a un brote importante de kala-azar el año pasado en Log-Logo, a unos 55 kilómetros al este de la lugar Eisimgalales viven en Korr. En este caso, la brutal y seca racha obligó a los pastores a viajar más de 250 kilómetros desde el condado natal de Samburu, cruzando el noroeste por un paisaje quemado, lleno de peligros, desde atacantes armados hasta animales salvajes.

Si bien el kala-azar no es endémico de Samburu, existe en un árido registro de logotipos. Los pastores, con el sistema inmunológico debilitado por la desnutrición, junto con su falta de exposición previa a los flebótomos, han sido huéspedes ideales para que la enfermedad se contagie. En unos meses, el número de casos se disparó. «Fue una clara demostración del impacto de la migración, la baja inmunidad, la desnutrición y los movimientos de población en una zona extremadamente endémica», dice Otieno.

Con una mejor gestión, es casi seguro que se podría controlar el kala-azar, independientemente de los efectos que tenga el cambio climático en su propagación. Pero esta falta de manejo es exactamente lo que califica a enfermedades como el kala-azar como «desatendidas». Incluso a medida que aumentan los casos de ETD, la financiación de la investigación está disminuyendo: en 2016, Estados Unidos gastó un total de $ 1,5 mil millones (£ 1,18 mil millones) en la investigación de las tres principales causas de muerte: VIH / SIDA, malaria y tuberculosis. Para las 20 ETD identificadas por la OMS, comprometió solo $ 100 millones (£ 78 millones) combinados.

Evalyne Kanyina, una epidemióloga médica que escribió un artículo sobre la propagación del kala-azar en Marsabit, dice que vio flebótomos esparcidos en hábitats donde antes no estaban, floreciendo en las nuevas condiciones más secas. Varios estudios en otras partes del mundo, como el Mediterráneo y la India, han demostrado que las mariposas portadoras de leishmaniasis cambian su rango a medida que cambian la temperatura y la precipitación. Pero la falta de financiación ha impedido que los funcionarios de Kenia lleven a cabo una supervisión integral.

«El control y la prevención del Kala-azar nunca ha tenido una línea presupuestaria», dice, y agrega que el gobierno de Kenia, y los donantes internacionales, se han centrado casi exclusivamente en los tres grandes.

La prevención y el control de enfermedades en Kenia es responsabilidad de los condados individuales, que a menudo carecen del ancho de banda para hacer cualquier cosa menos responder a los brotes a medida que ocurren. Como resultado, dice Kanyina, los esfuerzos para combatir la enfermedad son, en el mejor de los casos, subóptimos. En el peor de los casos, no existen.

Lolitay Eisimgalale permaneció en el hospital con sus hijos durante un mes y medio. El tratamiento con kala-azar es caro, doloroso y ocasionalmente tiene efectos secundarios tóxicos. Como muchas familias menyatta o su hogar, el dinero era un problema para Eisimgalales. Lolitay había perdido su trabajo de chofer cinco años antes y, a pesar de una búsqueda desesperada, nunca logró encontrar otro. Para costear la hospitalización, la comida, el tratamiento y el transporte, Eisimgalales pidió prestados 20.000 chelines kenianos, o unas 150 libras esterlinas, a algunos comerciantes de su comunidad, una cantidad que todavía estaban trabajando para reembolsar ocho meses después de la visita al hospital.

Lomira comenzó a responder a los tratamientos. Pero Faridah se estaba poniendo enferma. Estaba perdiendo peso y su abdomen estaba hinchado. Hasta ahora, su condición se estaba volviendo demasiado grave para que los médicos de Marsabit la trataran; Lolitay la llevó a otro hospital en Meru, casi 300 kilómetros al sur. Es un viaje que dura al menos medio día en buenas condiciones, siempre que los caminos polvorientos no hayan sido arrasados ​​por las fuertes lluvias que marcan la interminable estación seca. En Meru, los médicos realizaron una tomografía computarizada en Faridah, que reveló un agrandamiento peligroso de su bazo e hígado. Tenía que ir a Nairobi.

Se decidió que Lolitay llevaría a Faridah a la capital, mientras que Dubayo se quedó con Lomira y sus otros cuatro hijos. La ambulancia para llevarlos allí costaría 10,000 chelines kenianos o alrededor de 75 libras. Su aldea acordó darle el dinero a Eisimgalale. Mientras Lolitay se preparaba para irse, Faridah murió. «Ella era nuestra única hija», dice. «Vivimos todos los días recordándola».

A medida que la sequía empeora, no está claro cómo reaccionarán las poblaciones de músculos y, sin la financiación adecuada, los investigadores solo pueden adivinar dónde se propagará y quiénes se verán afectados. Los científicos de todos los sectores ya han notado las repercusiones masivas del cambio climático, dice Murray; lo que sigue será asombroso.

Los eisimgalales son solo una familia y el kala-azar es solo una enfermedad. Pero las ETD matan a más de 350.000 personas cada año. A medida que el cambio climático se salga de control, siempre serán los más pobres del mundo quienes sufrirán la peor parte de sus efectos. No solo por las enfermedades transmitidas por vectores, dice Murray, sino «por cualquier tipo de efecto que puedas imaginar del cambio climático».

«En primer lugar, centra el impacto de estos cambios en las poblaciones que son menos capaces de afrontarlo», dice.

🚚 La ciudad francesa que creó su propia Amazonía

🦆 Google se enriqueció con sus datos. DuckDuckGo está luchando

😷 ¿Qué mascarilla debería comprar? Guía ALAMBRADA

🔊 Escuche The DyN Noticias Podcast, Science, Technology and Culture Week, transmitido todos los viernes

👉 Mira DyN Noticias en Gorjeo, Instagram, Facebook y LinkedIn

Gran parte de las noticias de la ciencia de todo el mundo en un sólo sitio. artículos de Ciencia.

Contenido relacionado