El futuro de los alimentos está ligado a los agricultores robóticos y al deshierbe

Estas startups crean un futuro alimentario sostenible

La forma en que comemos debe cambiar. La agricultura representa alrededor del diez por ciento de nuestras emisiones de gases de efecto invernadero tanto en Europa como en los Estados Unidos, con pocas mejoras en los últimos años. Desde un manejo de cultivos más eficiente hasta un deshierbe sin químicos, los campos están listos para la innovación. Aquí hay cuatro empresas emergentes que están tratando de poner una dirección sostenible en una práctica antigua.

Tecnologías Naio

En 2011, los ingenieros franceses Aymeric Barthes y Gaëtan Séverac comenzaron a trabajar con los agricultores para diseñar, fabricar y comercializar robots eléctricos capaces de desvestirse, una labor laboriosa de realizar a mano. Las máquinas de Naïo Technologies no solo minimizan la dependencia de productos químicos fuertes para la eliminación de malezas, sino que también abordan la falta de mano de obra en la agricultura. “Incluso en los países más pobres, es difícil encontrar personas para trabajar en el campo porque es demasiado doloroso”, dice Séverac.

Aproximadamente 200 robots de Naio Technologies se implementan en Europa, América del Norte y Japón. Actualmente existen tres modelos, comenzando por Ted, diseñados para viñedos. Oz, que está diseñado para pequeñas granjas, y Dino, para parcelas a gran escala, abordan los cultivos de hortalizas. Las máquinas están equipadas con brazos mecánicos de desmalezado, aprendizaje automático para la identificación de malezas y navegación GPS de precisión, todo lo cual se puede integrar en otros modelos de robot, dejando la puerta abierta a la diversificación en diferentes culturas y funciones. Una vez que el granjero haya creado un mapa de cada cama, el automóvil hará el resto, al menos hasta que necesite una recarga.

En enero de 2020, Naio Technologies recaudó una ronda de financiación de 14 millones de euros para apoyar su expansión. Además de las ventas de sus robots, espera desarrollar sus servicios y alquileres. “Durante los próximos diez años, habrá robots en todas las áreas de Europa y América del Norte”, dice Séverac.

AGRIVI

Para optimizar sus rendimientos, los agricultores deben monitorear los pronósticos meteorológicos y los datos de humedad del suelo, realizar un seguimiento del inventario y proteger sus cultivos de plagas y enfermedades. El software basado en la nube de AGRIVI les permite gestionar todo esto a través de una única aplicación central y proporciona un análisis en profundidad para ayudarles a tomar decisiones oportunas basadas en perspectivas agronómicas, en lugar de experiencias históricas.

AGRIVI fue fundada en 2013 por Matija Zulj, un experto en tecnología de comunicaciones croata. A medida que crece la población mundial, reconoció que los agricultores necesitan herramientas para administrar sus granjas de manera más eficiente y sostenible. La línea AGRIVI incluye software básico de gestión agrícola para agricultores individuales, entregado como una plataforma de autoservicio de suscripción, así como Enterprise Farm Management para empresas más grandes y una herramienta de gestión de red de agricultores para organizaciones que supervisan las redes de agricultores. Kimberly-Clark, Driscoll’s (que produce berries) y Nestlé utilizan el software, mientras que los gobiernos también lo utilizan para aumentar la producción agrícola nacional y obtener datos para la formulación de políticas.

La compañía recibió recientemente 4 millones de euros en fondos para expandirse a mercados clave de Europa y Estados Unidos. “El mercado no estaba listo hasta ahora”, dice Zulj. “Debido a que la agricultura es tradicional, necesitábamos cambiar la generación de soluciones basadas en datos e innovación”.

RootWave

La tecnología RootWave elimina las malas hierbas desde las raíces hacia arriba, hirviéndolas por dentro. En un contexto de malezas resistentes a los herbicidas y una creciente conciencia de los peligros de los agroquímicos, la startup de Warwickshire espera que sus sistemas puedan tener un impacto en el control de malezas seguras y sostenibles. “La gente necesita desesperadamente una alternativa [to agrochemicals] Es energéticamente eficiente, muy eficiente y escalable ”, dice Andrew Diprose, director ejecutivo de RootWave.

RootWave no genera calor externo; En cambio, su método aplica electricidad directamente a través de una sonda, lo que hace que la corriente pase a través de la planta y destruya sus células. Esto no solo es rentable porque la energía está dirigida, sino que es extremadamente eficiente porque mata las raíces, lo que significa que la regeneración es baja y, lo que es más importante, no molesta al suelo. Su sistema fue posible gracias a los avances en la electrónica moderna; en particular, tecnología inverter que controla la frecuencia y amplitud de la electricidad generada.

Actualmente, RootWave solo está disponible como dispositivo portátil, pero pronto se utilizará a mayor escala. Se asocia con expertos en identificación y selección de malezas, incluida la empresa alemana de ingeniería agrícola LEMKEN, SFM Technology y la empresa de robótica agrícola Small Robot Company; después de experimentar en entornos controlados, pasarán a parcelas más complicadas, donde las cámaras y la robótica distinguirán entre plantas “deseadas” y “no deseadas”.

gritando

La startup israelí TIPA ha desarrollado una gama de soluciones de envasado totalmente compostables para minimizar nuestra dependencia de plásticos baratos y flexibles. Más del 40% de los productos del Reino Unido están empaquetados en plástico flexible, pero solo el 4% se recicla y la tasa es aún menor a nivel mundial. Ocho de los 11 millones de toneladas de contaminación plástica en el océano provienen de envases flexibles. “No hay duda de que los envases de plástico son un sistema defectuoso”, dice la fundadora y directora ejecutiva Daphna Nissenbaum. “Aunque ahorramos costos de materiales, pagamos el precio total del daño causado por los desechos plásticos a nuestros ecosistemas”.

Los productos TIPA, incluidas las películas y laminados, se descomponen en condiciones de abono (alta humedad y temperatura y presencia de microorganismos) en un plazo de 180 días, volviendo a la naturaleza sin impacto dañino. Aunque están hechos completamente de materiales compostables utilizando tanto derivados biológicos como derivados de fósiles, tienen las mismas propiedades funcionales y ópticas que el plástico ordinario y no afectan negativamente la vida útil del producto. La tecnología “imita el embalaje de la naturaleza”, dice Nissenbaum. “Como una cáscara de naranja, protege lo que empaqueta antes de que se degrade de forma segura en abono, sin dejar residuos dañinos”.

La startup produce empaques de productos, incluidos productos frescos y ropa. Los supermercados Ocado y Waitrose son clientes, al igual que Google y los minoristas de moda Stella McCartney, Gabriela Hearst y Mara Hoffman.

🇪🇺 coágulos de sangre y desinformación. El desastre europeo de AstraZeneca tendrá consecuencias devastadoras

📦 Brexit está causando estragos en la legión de dropshippers del Reino Unido

Actualiza tu dispositivo. Las mejores fundas para iPhone 12 que puedes comprar ahora mismo

🔊 Escuche The DyN Noticias Podcast, Science, Technology and Culture Week, que se transmite todos los viernes

👉 Mira DyN Noticias en Gorjeo, Instagram, Facebook y LinkedIn

Gran parte de las noticias de la ciencia de el planeta tierra en un sólo sitio. artículos de Ciencia.