El Reino Unido está incumpliendo sus objetivos climáticos. ¿Es la plantación de 1.500 millones de árboles nuevos la respuesta?

Plantar árboles, capturar carbono y cortar carnes rojas ayudará a combatir la crisis climática. Pero, ¿cuánta diferencia hará cada uno de ellos?

Cuando las naciones del mundo adoptaron el Acuerdo de París en 2015, acordaron mantener el aumento de la temperatura global muy por debajo de dos grados Celsius por encima de los niveles preindustriales o, idealmente, 1,5 grados Celsius. Pero no hacemos lo suficiente.

Ahora, los asesores climáticos del gobierno británico han vuelto a advertir que el país está lejos de estar preparado para hacer frente a las olas de calor y las inundaciones. Para limitar el calentamiento y evitar los efectos devastadores del cambio climático, las emisiones de CO2 deben caer drásticamente durante la próxima década y llegar a “cero neto” para 2050.

En la trayectoria actual, es probable que el mundo cruce la marca de 1,5 grados Celsius entre 2030 y 2052, a menos que encuentre una manera de evitar las emisiones y extraer el CO2 existente de la atmósfera a través de tecnologías de reforestación y almacenamiento de carbono. Hay muchas formas de tomar en serio la crisis climática, y tendrán que trabajar juntas, pero estas son algunas de las soluciones que son cruciales en la búsqueda.

1. Plantar un billón de árboles

Los científicos de ETH Zurich han descubierto que hay 1.700 millones de hectáreas de tierra, un área del tamaño de los Estados Unidos, en las que se podrían plantar 1.2 billones de árboles sin afectar las ciudades o la agricultura. Una vez que estos bosques estén maduros, podrían absorber alrededor de 205 gigatoneladas de carbono (GtC), aproximadamente dos tercios de los 300 GtC de carbono adicional que existe en la atmósfera. La figura no tiene en cuenta el carbono almacenado en la vegetación y el suelo donde se plantan estos árboles.

Pero hay una trampa. Si el plan audaz fuera a seguir adelante, algunos de los árboles tardarían entre 50 y 100 años en madurar y alcanzar este potencial de captura de carbono. Y la siembra debe comenzar de inmediato. En un clima cálido, los bosques recién plantados no prosperarán tanto o sobrevivirán lo suficiente para tener el efecto deseado. En un escenario de cambio climático “como de costumbre” para 2050, el área disponible para la reforestación podría reducirse en una quinta parte.

Muchos países ya se han comprometido a plantar árboles, incluidos los 48 que se unieron al Desafío de Bonn a principios de 2019. La iniciativa tiene como objetivo restaurar 350 millones de hectáreas de bosque para 2030. Pero lo están haciendo, lentamente. Por ejemplo, el Comité Independiente de Cambio Climático del Reino Unido dijo que se necesitarán 1.500 millones de árboles nuevos durante los próximos 30 años para aumentar la cobertura forestal del 13% al 17% en el país. Esto equivale a plantar una superficie de 30.000 hectáreas cada año. En el año hasta marzo de 2019, solo se plantaron 13.400 hectáreas en el Reino Unido.

2. Cambio a la energía renovable basada en los océanos

Las mareas, olas y corrientes oceánicas han sido reconocidas por su enorme potencial para generar energía. En teoría, la energía renovable en alta mar (excluidas las turbinas eólicas marinas) podría suministrar hasta 7.400 exajulios (EJ) por año, superando con creces la demanda de energía actual y futura. En 2018, la demanda mundial de electricidad aumentó en un cuatro por ciento, alcanzando más de 23.000 terabytes por hora (TWh), lo que equivale a casi 83 EJ.

Las tecnologías de energía oceánica se pueden implementar con relativa rapidez y son menos restrictivas en términos de espacio disponible en comparación con las tecnologías en tierra. Y cualquier reemplazo de combustibles fósiles por energías renovables marinas evitaría las emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, la mayoría de los recursos energéticos oceánicos son menos predecibles que la eólica y la solar, a excepción de las corrientes de marea. Su tiempo suele ser predecible y no se ve demasiado afectado por los cambios climáticos.

El viento ya se ha convertido en una importante fuente de energía. El Reino Unido ha instalado más parques eólicos marinos que cualquier otro país y se dice que proporciona suficiente energía para 4,5 millones de hogares. Sin embargo, la energía mareomotriz no está recibiendo tanto apoyo: el gobierno rechazó recientemente los planes para lo que habría sido la primera planta de energía mareomotriz en la laguna mareomotriz de Swansea Bay.

Leer más: Los 10 hechos que prueban que estamos en una emergencia climática

3. Captura de CO2 antes de que entre a la atmósfera

A pesar de estar todavía en su infancia, las tecnologías de captura y almacenamiento de carbono (CAC) tienen el potencial de extraer inevitablemente CO2 de plantas de energía y sitios industriales inyectándolo en formaciones rocosas subterráneas profundas o instalaciones de almacenamiento. Actualmente hay alrededor de 20 fábricas en operación o en construcción, una cifra que se espera que el Global CCS Institute alcance las 2,000 para 2040.

El Reino Unido anunció su primera gran planta en mayo de 2019. En dos años, la planta de Cheshire podría almacenar 40.000 toneladas de CO2 cada año, o el equivalente a retirar 22.000 coches de las carreteras británicas. Las emisiones atrapadas también podrían purificarse y convertirse en bicarbonato de sodio. La CCS también podría generar energía para las industrias del acero y el cemento, que dependen del carbono en sus procesos químicos. La tecnología puede ser la única que realmente descarboniza estos sectores.

4. Automóviles y aviones eléctricos

Los fabricantes europeos de automóviles y camiones deben reducir las emisiones de dióxido de carbono de los vehículos nuevos en un 35% durante los próximos 20 años, mientras que el Reino Unido quiere que todos los automóviles y camionetas en sus carreteras sean totalmente eléctricos para 2050. Los automóviles eléctricos están en auge. pero Gran Bretaña parece tardar en reanudar las tendencias. Alrededor del dos por ciento de los hogares posee actualmente un automóvil híbrido o completamente eléctrico, en total hay alrededor de 210,000 vehículos eléctricos. Será necesario reemplazar millones de automóviles de gasolina y diésel para lograr un objetivo neto cero de emisiones de transporte, pero los materiales necesarios para producir la tecnología de baterías son insuficientes.

Las baterías son demasiado pesadas para los aviones, por lo que los fabricantes y las aerolíneas tendrán que encontrar otras soluciones para impulsar el creciente número de vuelos. La aviación representa actualmente el dos por ciento de las emisiones totales de carbono, una cifra que se triplicará en 2050. Los científicos ya están experimentando con algas, desperdicios de alimentos y otras alternativas a los combustibles derivados del petróleo. Pero estos combustibles verdes tendrán que volverse significativamente más baratos y comercialmente viables para atraer la atención de la industria. Mientras tanto, los aviones híbridos eléctricos podrían proporcionar una solución viable para vuelos de corta distancia: Rolls-Royce adquirió recientemente el negocio de aviones eléctricos Siemens, que trabaja en soluciones de propulsión para la industria.

5. Come menos carne roja

La cría de animales es responsable del 14,5% de todas las emisiones de carbono provocadas por el hombre, y el ganado representa casi dos tercios de ellas. La producción de carne de vacuno utiliza 28 veces más tierra y 11 veces más agua, según un estudio de 2014. Y a medida que la demanda de carne roja sigue creciendo, se talan más bosques para dar paso al ganado.

Investigadores de la Universidad de Oxford analizaron recientemente el impacto de los alimentos en el medio ambiente y descubrieron que los consumidores necesitarán cambiar a una dieta “flexible” para mantener el cambio climático por debajo de 2 grados Celsius para 2050. El consumo de carne de res en los países occidentales debería disminuir en un 90% y sustituirse por cinco veces más frijoles y legumbres. El consumo de lácteos también tendrá que disminuir sustancialmente en un 60%. Un tercio de los consumidores en el Reino Unido ya han dicho que comen menos carne o la han eliminado por completo de su dieta, y el año pasado el Reino Unido superó a Alemania, que está lanzando más alimentos veganos.

🕵🏿 Es hora de optar por no usar Chrome para un navegador web confidencial

🚕 Los minicables de Londres tienen un plan astuto para derrotar a Uber

🎉 Una vacuna contra el Alzheimer está un paso más cerca de la realidad

“Am I the Asshole” de Red Reddit es tu nuevo placer culpable

📧 Reciba las mejores ofertas técnicas y novedades sobre gadgets en su bandeja de entrada

Todas las noticias de la ciencia de todo el mundo en un sólo sitio. noticias de Ciencia.