En 2019, usaremos la tecnología para crear nuevos sentidos.

Los flujos de datos pronto se introducirán directamente en nuestros cerebros, lo que nos permitirá experimentar el mundo nuevamente.

Estás a punto de desarrollar nuevos sentidos. Esta idea requiere un poco de desembalaje. Lo primero que hay que apreciar es que el cerebro está cerrado en silencio y oscuridad dentro de la bóveda del cráneo. Todo lo que tiene son señales eléctricas y químicas que circulan entre sus células especializadas; no ve, oye ni toca nada directamente. Ya sea que la información entrante represente ondas de compresión de aire de una sinfonía, patrones de luz de una estatua cubierta de nieve, moléculas flotando de una tarta de manzana fresca o el dolor de una picadura de avispa, todo esto está representado por picos de voltaje en las células cerebrales. Y a primera vista, todo parece igual.

Pero esto plantea una pregunta aún sin respuesta en las neurociencias: ¿por qué la visión se siente tan diferente del olfato o el gusto? ¿Por qué no confundir la belleza de un pino revoloteando con el sabor del queso feta? ¿O la sensación del papel de lija en las yemas de los dedos con olor a espresso recién hecho?

Podríamos imaginar que esto tiene que ver con la estructura del cerebro: las partes involucradas en la audición son diferentes de las partes involucradas en el tacto. Pero en un examen más detenido, esta hipótesis se debilita. Si usted es ciego, la parte del cerebro que llamamos «corteza visual» es absorbida por el tacto y la audición. Cuando miras un cerebro reconfigurado, es difícil insistir en que, después de todo, hay algo fundamentalmente visual en la corteza «visual».

Así surgió otra hipótesis: la experiencia subjetiva interna de un significado – también conocida como su «qualia» – está determinada por la estructura de los datos en sí. En otras palabras, la información de la hoja bidimensional de la retina tiene una estructura diferente de los datos de la señal unidimensional en el tímpano o de los datos del receptor multidimensional al alcance de la mano. Como resultado, todos se sienten diferentes.

Esto sugiere que si pudiéramos alimentar un nuevo flujo de datos directamente al cerebro, como los datos de un robot móvil o el estado del microbioma de su esposo o los datos de temperatura infrarroja de largo alcance, daría lugar a nuevas calificaciones. No se sentirá como la visión, el oído, el gusto, el tacto o el olfato, sino algo completamente nuevo.

Es difícil imaginar cómo sería un sentido tan nuevo. De hecho, es imposible imaginarlo. Por analogía, intente imaginar un nuevo color. Parece que debería ser una tarea sencilla, pero es imposible.

Pero el próximo año, podremos experimentar nuevos sentidos de primera mano alimentando nuevos flujos de datos en el cerebro. Podría ser un flujo de datos en tiempo real de un dron, como cabeceo, boca, balanceo, dirección y orientación. Podría ser una actividad en una fábrica, un feed de Twitter o una bolsa de valores. Y el resultado sería que el cerebro tendría una experiencia de percepción directa de drones, fabricación, hashtags o movimientos económicos del planeta en tiempo real.

Esto se siente como una pura fantasía, pero ahora finalmente estamos en el punto tecnológico en el que podemos ponerlo a prueba.

Hay dos formas de hacer esto. La primera es implantando electrodos directamente en el cerebro (o, más bien pronto, estimulando el cerebro por pequeños actuadores en el torrente sanguíneo o por nanorobots en las células). El segundo es enviar señales al cerebro no invasivo. Mi laboratorio de neurociencia y mi empresa NeoSensory han construido juntos dispositivos portátiles que proporcionan patrones espaciales de vibración en la piel. Imagínese llevar una pulsera con varios motores vibratorios que estimulan diferentes ubicaciones alrededor de la muñeca para representar un flujo de datos. Cuando establecemos un mapeo claro entre la información y el tacto, las personas pueden llegar a comprender fácilmente cómo actuar sobre la base de nuevos datos, y esto eventualmente conducirá a calificaciones completamente nuevas.

Qualia se desarrolla con el tiempo. Ésta es la forma que tiene el cerebro de resumir grandes cantidades de datos. Considere cómo los bebés «aprenden» a usar sus oídos aplaudiendo o tartamudeando algo y captando la retroalimentación en sus oídos. Al principio, las compresiones de aire son solo actividad eléctrica en el cerebro; eventualmente se experimentan como sonidos. Este aprendizaje también se puede ver en personas que nacen sordas y están equipadas con implantes cocleares cuando son adultos. Al principio, la experiencia del implante coclear no se parece en nada al sonido. Una amiga mía lo describió como descargas eléctricas indoloras en su cabeza; no tenía ningún sentido de que tuviera que ver con el sonido. Pero después de aproximadamente un mes, se convirtió en «sonido», aunque feo, como una radio pequeña y distorsionada. Este es probablemente el mismo proceso que nos sucedió a cada uno de nosotros cuando estábamos aprendiendo a usar nuestros oídos. Simplemente no recordamos.

Si la capacidad de crear nuevos sentidos resulta posible, una consecuencia sorprendente es que no seremos capaces de explicar el nuevo significado a nadie más. Por ejemplo, debe haber experimentado el violeta para saber qué es el violeta; ninguna descripción académica permitirá que una persona daltónica comprenda la pureza. También es inútil tratar de explicar la visión de alguien que nació ciego. Comprender la visión requiere experimentar la visión.

Así que irá de la mano con el desarrollo de nuevos sentidos. Tendremos que experimentarlos para comprender cómo son; y la única forma de hacerlo será experimentar el efecto de los flujos de datos en nuestro cerebro. Afortunadamente, en 2019, podremos conectarnos para averiguarlo.

Actualizado el 27 de diciembre de 2018: el título de este artículo se ha actualizado

David Eagleman es profesor adjunto en el Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento de la Universidad de Stanford y autor de The Brain: The Story of You

– Dentro del sitio de alquiler más grande de la Dark Web

– Cómo la nueva transmisión eléctrica de BMW torpedeó a Tesla

– Google ya no es la mejor empresa para trabajar en el Reino Unido.

– Cómo entender la incesante espiral de la muerte de Bitcoin

Lograr lo mejor de DyN Noticias en tu bandeja de entrada todos los sábados con el boletín DyN Noticias Weekender

Todas las noticias de la ciencia de todo el mundo en un sólo sitio. noticias de Ciencia.

Contenido relacionado