Estas carcasas de vidrio microscópicas sobrealimentan la energía solar

En las profundidades del mar, las algas captan la luz al crecer pequeñas conchas de vidrio. Ahora, una startup sueca los está convirtiendo en paneles solares súper eficientes

¿Dónde está el futuro de la energía? Para Sofie Allert, se encuentra en las heladas profundidades de los océanos del norte, donde recolecta algas que pueden sobrecargar los paneles solares.

Allert es el CEO y cofundador de The Swedish Algae Factory, un laboratorio de investigación comercial que cultiva un tipo de algas llamadas diatomeas. Estas entidades unicelulares pueden prosperar con poca luz, gracias a una habilidad extraordinaria: pueden hacer su propia carcasa de vidrio.

Hace muchos milenios, a principios del período Triásico o Jurásico, las diatomeas descubrieron que el crecimiento de las cáscaras de sílice (dióxido de silicio, el ingrediente principal en la mayoría de los vidrios) les ayudó a realizar la fotosíntesis de la luz de manera mucho más eficiente. Las conchas están dispuestas en capas que forman estructuras en forma de embudo. Capturan y canalizan la luz visible, incluso en aguas turbias muy por debajo de la superficie del mar.

Al extraer estas carcasas microscópicas e incorporarlas en paneles solares, Allert y su equipo pueden aumentar la eficiencia de los paneles, en un cuatro por ciento con paneles a base de silicio y un asombroso 60 por ciento con células solares sensibilizadas con colorante.

Según el Fondo Mundial para la Naturaleza, que designó a The Swedish Algae Factory como un potencial “solucionador del clima” a principios de este año, si la tecnología penetrara el 30% del mercado para 2027, las emisiones globales de gases de efecto invernadero podrían reducirse en 21 millones de toneladas. CO2 por año: equivalente a poco menos de cuatro millones y medio de automóviles de gasolina conducidos durante un año.

La fascinación de Allert por las algas comenzó como estudiante de biotecnología. Sin embargo, pronto se dio cuenta de que su futuro no estaba en la investigación, sino en traducir la innovación en una realidad comercial. “Estaba tan frustrada de que hubiera tantas buenas ideas que podrían beneficiar a la sociedad que nunca salieron al mercado y se convirtieron solo en investigación”, explica. “Así que había una brecha real allí y quería ser parte de esa brecha”.

Estudió una maestría en la Chalmers School of Entrepreneurship, donde conoció a Angela Wulff, profesora de ecología marina en la Universidad de Gotemburgo, quien le presentó a Allert una especie de diatomeas capaces de crecer bajo el hielo ártico. Allert se “explotó” y en 2014 nació la fábrica de algas sueca, siendo nombrado director general de Allert a la edad de 24 años.

En 2017, la startup de Gotemburgo, que tiene solo cuatro empleados, incluido Allert, recibió fondos de la Agencia Sueca de Energía. Parte del terreno ha sido el abanico de usos de conchas de tierra de diatomeas, que se pueden utilizar para protección solar ecológica, absorbentes orgánicos para el cuidado de la piel, fertilizantes e incluso tratamiento de aguas, ya que las algas eliminan nitrógeno y fósforo de las aguas residuales de piscifactorías.

“Lo que vi fue que había muchas aplicaciones asombrosas, pero alguien tiene que ampliarlas y proporcionar este material”, explica Allert. No es una tarea pequeña, dado que se necesita un área de cultivo de unos 3.000 metros cuadrados para producir una tonelada de conchas. Pero la primera instalación comercial de la startup se encuentra actualmente en construcción y tiene como objetivo comenzar a producir diatomeas para la venta a la industria de cosméticos y cuidado de la piel a principios de 2018.

Un tercio está escrito para 2019/20 y, a partir de ahí, la compañía espera propagarse más rápido que una floración de algas: para 2030, Allert y su equipo pretenden tener no menos de 30 fábricas en toda Europa.

Gran parte de las noticias de la ciencia de la tierra en un sólo sitio. artículos de Ciencia.