Este microscopio impulsado por IA es muy bueno para contar espermatozoides

Las pruebas de esperma defectuosas o inexistentes significan que la carga de los tratamientos de fertilidad recae con demasiada frecuencia en las mujeres: Mojo busca cambiar esto utilizando un microscopio impulsado por IA

La ambición de Mohamed Taha de revolucionar la industria de la fertilidad comenzó después de su primera prueba de esperma. Le acababan de diagnosticar una enfermedad renal (que luego resultó ser un diagnóstico erróneo) y su médico le recomendó congelar su semen como medida de precaución. Según la Organización Mundial de la Salud, un recuento normal de espermatozoides es de unos 15 millones de espermatozoides por mililitro (m / ml) de semen. El recuento de espermatozoides de Taha fue 15 veces menor.

Preocupado, optó por hacerse una segunda prueba en otra clínica y, para su sorpresa, el resultado fue mucho más positivo: 20 m / ml. Sin embargo, un tercer análisis le dio un recuento de espermatozoides de 3 m / ml. “Fue frustrante”, dice. “Cada vez que hice una prueba de esperma, obtuve un resultado diferente”.

Taha comenzó a preguntar y finalmente descubrió las razones de la discrepancia: la mayoría de las clínicas de fertilidad no emplean médicos que se especialicen en sistemas reproductivos masculinos (conocidos como andrólogos); El análisis de esperma a menudo no sigue el protocolo estándar de oro de la OMS; Estas pruebas también se realizan a menudo de forma manual con equipos antiguos.

“Después de hablar con los médicos, me dijeron que, como hombre, no debía preocuparme por mi fertilidad; en el peor de los casos, todo lo que necesitaban de mí era esperma y que mi pareja podía recibir una fertilización in vitro (FIV ) tratamiento si es necesario. “Taha encontró esto inaceptable. “Todos hemos escuchado las historias de terror sobre la FIV”, dice.

Durante la FIV, a las mujeres se les inyectan potentes tratamientos hormonales para estimular la producción de óvulos. Sin embargo, pueden tener efectos secundarios graves, desde depresión hasta complicaciones cardíacas e incluso la muerte. “Las parejas a menudo están mal informadas”, dice.

Según Taha, pocos están informados de que la probabilidad general de éxito de la FIV es solo del 25%. Pocos saben que en la mitad de estos casos la FIV no funciona porque hay un problema con el esperma del hombre. Para empeorar las cosas, estos problemas a menudo solo se descubren después de varias rondas de tratamientos de FIV fallidos: en el 90 por ciento de los casos, los hombres nunca son evaluados adecuadamente por un andrólogo cuando acuden por primera vez a una clínica de fertilidad.

Taha, que estaba haciendo un doctorado en nanotecnología en ese momento, creía que podía hacerlo mejor aplicando inteligencia artificial y nanorobótica al problema de la fertilidad humana. Fundó Mojo en 2017, junto con los cofundadores Daniel Thomas, Fanny Chesa y Tobias Boecker. “Queríamos deshacernos del factor de error humano por completo”, dice. “Queremos reemplazar todo un laboratorio de FIV con robots inteligentes que puedan hacerlo de forma más rápida, económica y eficiente”.

Para 2018, Mojo había desarrollado su primer producto: un microscopio inteligente que podía escanear automáticamente una muestra de esperma y analizarla. Llamado Mojo Evalu, está impulsado por un algoritmo de visión por computadora entrenado en millones de imágenes de esperma etiquetadas por andrólogos expertos. Puede calcular el recuento de espermatozoides, la motilidad de los espermatozoides, la forma predominante de los espermatozoides y otros parámetros como la integridad del ADN de los espermatozoides. Ha sido probado en ensayos clínicos en los mejores institutos de fertilidad del mundo, incluido el Laboratorio de Médicos, el King’s Fertility y el Instituto Karolinska en Solna, Suecia.

Según estas pruebas, los resultados de la evaluación Mojo muestran un 97% de concordancia con el análisis estándar de oro realizado de acuerdo con las pautas de la OMS. Además, la tecnología Mojo puede realizar una prueba en cuatro minutos, mientras que los protocolos de la OMS, en promedio, suelen tardar 30 minutos y se completan dos técnicos de laboratorio. “El semen saludable es la mitad de un proceso de FIV exitoso”, dice Taha. “Cuando se evalúan y seleccionan adecuadamente, aumentamos sus posibilidades de éxito y evitamos que las mujeres se sometan a tratamientos innecesarios”.

Para Taha, Mojo Assess es solo el primer paso. Actualmente, la compañía está desarrollando un robot llamado Mojo Inject, que automatizará la inyección de esperma. Este robot utilizará IA para seleccionar espermatozoides sanos e inyectarlo en un óvulo con agujas robóticas microfluídicas micrométricas precisas y avanzadas. “Es un procedimiento difícil que solo puede realizar un técnico con décadas de experiencia y requiere mucha precisión para no destruir los huevos, que son raros”, dice Taha. “Desafortunadamente, no existe un protocolo estándar para esto”.

Taha estima que cuando se usan juntos, el conjunto de productos Mojo puede aumentar la probabilidad de éxito de la FIV del 25 por ciento al 50. “Desafortunadamente, es biológicamente imposible para algunas parejas tener un bebé”, dice. “Nuestra promesa es que con nuestra tecnología, si una pareja puede tener un bebé, probablemente lo hará”.

🇸🇪 No todos los países han tratado la pandemia de la misma manera: ¿funcionó el experimento sueco Covid-19?

💬 Este robot AI Telegram abusó de miles de mujeres

🧥 Llegaron nuevos teléfonos Apple: ¿debería adquirir un iPhone 12 o iPhone 12 Pro?

🔊 Escuche The DyN Noticias Podcast, Science, Technology and Culture Week, transmitido todos los viernes

👉 Mira DyN Noticias en Gorjeo, Instagram, Facebook y LinkedIn

Todas las noticias de la ciencia de el planeta tierra en un sólo sitio. noticias de Ciencia.