La carrera comienza a romper los eructos de las vacas y ayudar a salvar el planeta.

Desde algas en la alimentación del ganado hasta vacunas contra bacterias intestinales. el corte de metano de carne de res está en el menú

Extendiéndose a lo largo de las aguas turquesas de la bahía de Van Phong en Vietnam, se cultivan millas de algas rojizas en líneas largas y paralelas, no para sushi, sino para granjas de ganado. Asparagopsis taxiformis contiene un compuesto que interrumpe la producción de metano en las vacas.

“Solo la mitad de un porcentaje de inclusión [in cattle feed], parece reducir el metano en un 80% “, dice Josh Goldman, director ejecutivo y fundador de Australis, una empresa estadounidense de acuicultura que trabaja para comercializar el producto con el nombre de Greener Grazing.

Los animales son responsables del 14,5% de las emisiones antropogénicas de efecto invernadero, dos tercios de las cuales son emitidas por 1.500 millones de vacas en el planeta, porque los microbios intestinales llamados metanógenos convierten el exceso de energía alimentaria en metano. El potencial de calentamiento de este gas de efecto invernadero es 25 veces mayor que el del dióxido de carbono: se espera que el consumo de carne y lácteos aumente en las próximas décadas, impulsado por una creciente clase media global, el impacto global del metano se intensificará.

Por lo tanto, la búsqueda de formas innovadoras de reducir las emisiones animales se reconoce cada vez más como una forma de combatir el cambio climático. Y en 2020, estas innovaciones se trasladarán del laboratorio a la granja.

Greener Grazing probará su primer aditivo comercial para piensos de algas marinas en extensas pruebas en la granja. Se necesitarán 200 millones de toneladas de algas cada año para llegar a todas las vacas del mundo, dice Goldman, pero los beneficios serán enormes. “Aplicar esto a nivel mundial sería el equivalente a sacar todos los automóviles de la carretera”, dice.

El pastoreo más verde no está solo: Symbrosia y Elm Innovations en los EE. UU. También producen alimentos a base de algas marinas.

“Según los datos existentes, la suplementación con Asparagopsis en las dietas de las vacas puede ser la solución que la gente ha estado buscando”, dice Jennifer Smith, ecóloga de arrecifes de coral de la Universidad de California en San Diego y asesora científica de Elm. Durante los últimos nueve meses, Smith ha estado cultivando algas en su laboratorio, experimentando formas de optimizar su crecimiento: en 2020, informará las pruebas de campo de Elm en las granjas lecheras de California.

Otros investigadores están trabajando en proyectos a largo plazo para vacas sin metano. Los científicos de un proyecto internacional llamado RuminOmics han publicado una investigación que muestra que el microbioma de una vaca, y por lo tanto su producción de metano, está determinada por genes. “En términos generales, esto nos permitiría reproducir animales para reducir el metano”, dice John Wallace, profesor emérito de microbiología en la Universidad de Aberdeen y coordinador del proyecto en RuminOmics. “Esta es una solución maravillosa: lo hará una vez y todas las generaciones futuras producirán menos metano”.

En Nueva Zelanda, los investigadores están trabajando en una vacuna de metano diseñada para “estimular la producción de anticuerpos antimetanógenos en la saliva de los rumiantes”, según Peter Janssen, científico jefe de AgResearch. Espera tener una vacuna comercializable en cinco años.

Más cerca del mercado está el 3-NOP, un aditivo alimentario desarrollado por la multinacional holandesa DSM, que inhibe la enzima que convierte el exceso de energía en metano. Mark van Nieuwland, director de programa del proyecto DSM Clean Cow, dice que los estudios muestran que podría reducir el metano hasta en un 80 por ciento. En 2020, la empresa espera recibir el registro comercial para el lanzamiento de 3-NOP en granjas europeas. A partir de ahí, DSM llevará el 3-NOP a la industria alimentaria de Brasil, el mayor exportador de carne vacuna del mundo.

“En los próximos cinco a diez años, la reducción del metano será una palanca extremadamente importante para ayudarnos a mantenernos dentro de los objetivos climáticos del Acuerdo Climático de París”, dice Van Nieuwland. Y en lo que respecta a las vacas, “el movimiento ya ha comenzado”.

Actualizado 10.02.20, 09:50 GMT: El título original resaltaba pedos, no eructos. Esto ha sido cambiado.

Emma Bryce es periodista especializada en reportajes ambientales.

🍅 ¿Por qué los tomates modernos saben tan mal?

🚙 Cómo Tesla se convirtió en la compañía de automóviles más sobrevalorada del mundo

📽️ Maravíllate ante el increíble Iron Man en la vida real

📢 Cómo Slack destruyó el trabajo

👉 Mira DyN Noticias en Gorjeo, Instagram, Facebook y LinkedIn

Todas las noticias de la ciencia de la tierra en un sólo sitio. artículos de Ciencia.