La ingeniería genética podría llevar al rinoceronte blanco del norte a la extinción

La ciencia pionera se utiliza para combatir los efectos devastadores de la caza furtiva

El último rinoceronte blanco macho ha tenido mejores días. A la edad de 43 años, artrítico en la pierna y ciego de un ojo, Sudán está luchando por moverse. Como ahora encuentra otros rinocerontes intolerables, tiene su propio recinto en el Conservatorio Ol Petja en Kenia. A veces saluda la presencia humana, especialmente en parte por un rasguño en la pierna trasera, pero, como otros hombres cascarrabias, a veces prefiere que no lo molesten, menea la cabeza y resopla para dar a conocer su disgusto.

Leer más: Desliza el dedo hacia la derecha para Sudán: el rinoceronte en peligro de extinción se «une» a Tinder como parte de los esfuerzos de conservación

La conservación es una disciplina impulsada por la crisis, y quizás nada ilustra mejor esto que el rinoceronte blanco del norte. Antes de que fueran cazados furtivamente cerca de su existencia, los blancos del norte vagaban por África central y oriental. Desde la década de 1960, ha habido 2.300 en estado salvaje. Hoy solo quedan tres personas: Sudán, su hija y su sobrina, todas en Ol Petja. Ninguna mujer puede llevar una pantorrilla a término. Con un trasfondo limitado de genes y la perspectiva de reproducción natural extinguida, la subespecie se considera extinta «funcional».

Desde 1900, se cree que han desaparecido unos 70 mamíferos, junto con otros 400 tipos de vertebrados.

En este momento de alteración del clima, caza furtiva y expansión urbana, las especies se pierden todo el tiempo, por supuesto. Desde 1900, se cree que han desaparecido unos 70 mamíferos, junto con otros 400 tipos de vertebrados. Quizás debido a la desesperanza de su situación, los blancos del norte están en el centro de un esfuerzo audaz para detener lo que parece inevitable: traerlos de vuelta de la banca.

El plan es en dos direcciones. Primero, un equipo de científicos del Instituto Leibniz para la Investigación de Zoológicos y Vida Silvestre en Alemania, junto con especialistas internacionales, están tratando de cultivar un embrión blanco nórdico in vitro, utilizando ovocitos o huevos, de las dos hembras vivas y el esperma congelado. Una vez que el embrión alcanza la etapa de blastocisto relativamente estable, se implantará en un rinoceronte blanco sustituto, una subespecie hermana, que llevará al ternero blanco del norte hasta el término. Hasta ahora, el equipo ha alcanzado la etapa de cigoto de desarrollo embrionario; sigue el blastocisto. Thomas Hildebrandt, jefe de manejo reproductivo del Instituto Leibniz, dice que está «bastante seguro» de que el objetivo se alcanzará pronto.

Sin embargo, para que prospere una nueva generación de rinocerontes blancos del norte, su acervo genético debe diversificarse. «Tenemos una población activa de tres y todos están conectados, por lo que nunca se puede producir una población viable que sea autosuficiente en estos tres», dice Hildebrandt. «Eso no tendría ningún sentido».

Leer más: Las unidades genéticas podrían eliminar las enfermedades, pero debemos comprender los riesgos

Entonces, para el segundo paso del esquema, Hildebrandt colabora con Katsuhiko Hayashi, un biólogo de reproducción de la Universidad de Kyushu en Fukuoka, Japón. Su propósito es transformar células de la piel de animales vivos y muestras de tejido almacenadas en depósitos criónicos en células madre. Estas células, llamadas células madre pluripotentes inducidas (iPS), tienen la capacidad de crecer en cualquier tipo de tejido, incluidos los óvulos y los espermatozoides, que podrían usarse para producir gametos. Aunque difícil, este objetivo puede no estar muy lejos en términos reales. En 2011, un equipo del Instituto de Investigación Scripps en La Jolla, California, creó células iPS a partir de la piel de la joven rinoceronte. En octubre, el equipo de Hayashi en Japón convirtió las células de la piel de ratones en huevos in vitro y luego las utilizó para dar a luz polluelos sanos, por primera vez en la ciencia.

Aunque, en teoría, esta técnica podría aplicarse a otros mamíferos en peligro crítico de extinción, Hildebrandt no cree que este enfoque de conservación basado en células deba ser rutinario. «Se necesitan muchos recursos», dice. «Pero la humanidad es responsable de la dramática situación de los rinocerontes blancos en el norte, y con el conocimiento que tenemos a mano, podríamos ser capaces y estar lo suficientemente seguros de que estamos allí para salvar la especie, no para perderla».

Algunos se muestran escépticos si merece esta intervención radical. No solo lleva el mensaje implícito de que es bueno llevar una especie a la extinción, porque siempre se puede revertir, sino que no logra remediar las condiciones que diezmaron a la especie en primer lugar. Para capturar realmente una especie en peligro de extinción, debemos proporcionar y proteger el hábitat en el que vive. El plan de Hildebrandt también es caro; estima que costará 5 millones de dólares producir un ternero de rinoceronte blanco del norte, aunque su equipo opera actualmente con un presupuesto anual de 40.000 euros, más unos 60.000 euros para equipo.

«No sabemos cómo será la situación en África Central dentro de 4.000 años … Es posible que los parques nacionales quieran traer de vuelta a los rinocerontes. Necesitamos mantener la oportunidad de hacerlo». Richard Vigne, director ejecutivo de Ol Petja Conservancy

«¿A qué apuntamos, una especie de conservación virtual?» dice Michael Knight, presidente del Grupo de Especialistas en Rinocerontes de la Unión Internacional para la Conservación de África. «Si quiere hacer la mejor contribución a la conservación de los rinocerontes en África, debemos asegurar el paisaje y asegurarnos de que los 25.000 [southern white] los rinocerontes en el paisaje se reproducen tan rápido como pueden. «

Knight aboga por seguir una «política de reserva»: el cruce del rinoceronte blanco del norte con su primo del sur. El blanco del sur es una historia de éxito en conservación. Una vez que se pensó que estaba extinta, en 1895 se descubrió una población de menos de 100 individuos en Kwazulu-Natal, Sudáfrica. A través de los mecanismos tradicionales de conservación, esa población ahora ha aumentado a unos 25.000 rinocerontes. La cruz conservará al menos algunos rasgos genéticos únicos para el blanco del norte. Knight lo llama «cubrir nuestras apuestas».

Leer más: Mosquito resistente a la malaria genéticamente modificado, criado para detener la enfermedad

Este movimiento parece sensible. Sin embargo, el esfuerzo por revertir el proceso de extinción no se trata solo de salvar al rinoceronte blanco del norte. Su declive es un síntoma de una mayor pérdida de biodiversidad en todo el mundo. Los biólogos han descubierto que la Tierra ahora está perdiendo especies de mamíferos de 20 a 100 veces más que en el pasado, y existe un consenso creciente en la comunidad científica de que estamos al borde de la sexta extinción masiva: el último evento de este tipo tuvo lugar con los dinosaurios. Si el cambio climático es el mayor problema de acción colectiva al que se ha enfrentado la humanidad, la conservación de la biodiversidad requiere todas las manos a la obra.

«No creo que deba considerarse ‘salvar una especie'», dice Richard Vigne, director ejecutivo de Ol Petja Conservancy. «Hay muchos argumentos sobre si [northern whites] son una especie separada o una subespecie o lo que sea, pero honestamente no importa mucho. «

Lo importante, dice, es proteger a un rinoceronte con rasgos genéticos específicos, evolucionados durante millones de años, que le permiten vivir en África central. «No sabemos cómo será la situación en África Central dentro de 4.000 años», dice Vigne. «Los parques nacionales pueden querer traer de vuelta a los rinocerontes. Tenemos que seguir haciéndolo».

Gran parte de las noticias de la ciencia de todo el mundo en un sólo sitio. noticias de Ciencia.

Contenido relacionado