¿La invención nos hizo humanos?

El psicólogo Simon Baron-Cohen sostiene que nuestra capacidad única para inventar herramientas es lo que nos diferencia de otros animales.

En una de las fábulas de Esopo, El cuervo y el cántaro, se nos presenta un pájaro sediento. Como suerte, el pájaro se encuentra con una jarra, que tiene un charco de agua en el fondo. Sin embargo, a pesar de todos sus intentos desesperados, la estrechez de su cántaro y el tamaño de su pico hacen que no pueda alcanzar el agua preciosa. En su angustia, se le ocurre una idea. Uno por uno, arrojó los guijarros en la jarra hasta que el nivel del agua subió lo suficiente como para beber.

Esopo trató de hacer hincapié en el valor de la perseverancia, pero los estudios de laboratorio de arrendajos euroasiáticos, cuervos de Nueva Caledonia y torres parecen mostrar que los córvidos son capaces de entender que arrojar piedras a un recipiente hará que el nivel del agua aumente. Esta fábula y los experimentos que inspiró son evidencia crítica de que los córvidos entienden la causa y el efecto, algo que se llama razonamiento causal.

En su nuevo libro The Pattern-Seekers: A New Theory of Human Invention, Simon Baron-Cohen, profesor de psicología y psiquiatría y director del Centro de Investigación del Autismo de la Universidad de Cambridge, cree que atribuir a los córvidos el razonamiento causal es un paso demasiado lejos .lejos. En cambio, sostiene que las aves simplemente asocian un comportamiento con un resultado determinado. Lanzan piedras, así que obtengo un sabroso trozo de carne que flotó hasta la parte superior de un tubo, pero no entiendo bien por qué las dos cosas están conectadas. Los pájaros son inteligentes, de eso no hay duda, pero no hay evidencia de que sean capaces de inventar un instrumento.

La invención, dice Baron-Cohen, es algo de lo que solo los humanos son capaces. Pero no es solo el hombre único, sino que es lo que nos diferencia de los animales y ha transformado a nuestra especie en «los maestros científicos y tecnológicos de nuestro planeta, eclipsando a todas las demás especies». La invención, en otras palabras, es lo que nos hace humanos.

Para dar a conocer este salto cognitivo, Baron-Cohen postula que hace entre 70.000 y 100.000 años hubo un cambio genético en el cerebro humano que permitió la evolución de lo que él llama un «mecanismo sistemático»: un nuevo circuito que hace que la gente mire para inventar nuevos sistemas o modelos a través del razonamiento causal, que se conoce como lógica si y luego. «Usted acepta una contribución, esto es ‘si’, luego realiza una operación, esto es ‘y’, y luego obtiene un nuevo resultado», explica Baron-Cohen. «Ninguna otra especie parece hacer eso».

Este modelo de razonamiento determina la invención, y esta capacidad de invención es la base de los muchos avances que ha hecho la especie humana a lo largo de los siglos: smartphones, misiles, vacunas para Covid-19. Continúa explorando cómo este mecanismo de sistematización parece ser particularmente frecuente en personas con autismo. Baron-Cohen pregunta: ¿podría ser realmente tan simple que toda la invención humana se base en este algoritmo único, y puede explicar por qué llegamos a dominar el planeta?

Baron-Cohen define la invención en términos estrictos: como ser capaz de inventar algo nuevo en varias ocasiones o de inventar continuamente, lo que él llama «invención generativa». Para determinar si los humanos son en realidad la única especie capaz de esta versión generativa del inventario, profundiza en la evidencia arqueológica y la ciencia animal para afirmar que realmente lo somos.

Tomemos, por ejemplo, a nuestros viejos parientes homínidos; Homo habilis, Homo erectus y Homo neanderthalensis. Aunque presentaron cierta innovación en cierta medida, Baron-Cohen insiste en que no mostraron una tendencia a sistematizar o inventar de manera generativa. Indica las herramientas de nuestros primos evolutivos, cuyo diseño apenas ha cambiado durante millones de años. Esta falta de refinamiento de las herramientas significa que nuestros antepasados ​​fallan en la prueba crucial de la humanidad: la inventiva. «Los inventos con los que llegaron nuestros antepasados ​​homínidos fueron tan limitados que pueden explicarse más fácilmente mediante un mecanismo diferente: el aprendizaje asociativo».

Hace unos 70.000 años, el Homo sapiens tomó el control con una nota, dice Baron-Cohen, al crear herramientas que nunca antes se habían visto. Por ejemplo, el arco y la flecha, cuyo diseño muestra claramente el pensamiento si y luego: si alguien conecta una flecha a una cuerda elástica y libera la tensión en la cuerda, entonces la flecha se elevará.

Otros argumentan que nuestros antepasados ​​evolutivos merecen una mejor reputación. Una de ellas es Rebecca Wragg Sykes, becaria honoraria de la Escuela de Arqueología, Clásicos y Egiptología de la Universidad de Liverpool y autora del libro Kindred, un libro que provoca y repite las percepciones comunes de los neandertales. Rechaza la tesis de Baron-Cohen sobre una revolución cognitiva que tuvo lugar hace entre 70.000 y 100.000 años; la idea, dice, se ha considerado obsoleta en arqueología durante dos décadas.

Según Wragg Sykes, la evidencia de la invención generativa está «absolutamente presente» en la arqueología neandertal. Por ejemplo, los neandertales dispararon, pero no al azar. «Sabemos que tenían habilidades pirotécnicas, entendieron cómo manejar incendios a diferentes temperaturas, podemos ver que entendieron diferentes tipos de combustibles», dice, lo que demuestra procesos de pensamiento causales y experimentales.

Otro hallazgo es la producción de alquitrán de abedul entre los neandertales, que utilizaron como adhesivo para herramientas. Para hacer la resina, el proceso requiere una sucesión deliberada, la corteza de abedul requiere un calentamiento sin oxígeno. Solo una especie capaz de planificar y pensar de manera bastante compleja podría crear alquitrán de abedul, dice. Es más probable que cualquier progreso cognitivo haya tenido lugar a lo largo de un continuo, no de un salto. «Con los neandertales, en lugar de un límite masivo en términos conductuales o cognitivos, creo que mucho de lo que nos vemos haciendo en los primeros Homo sapiens es como una versión exagerada de lo que están haciendo».

Baron-Cohen deja espacio para la posibilidad de este crecimiento cognitivo entre especies como un proceso gradual, más que como una revolución revolucionaria como él propone. «Bien puede haber pasos intermedios entre algunos ancestros homínidos y el Homo sapiens y hemos comenzado a ver algunos de estos mecanismos en los neandertales», dice. Muchas características en evolución aparecen en pequeños pasos en lugar de grandes, y es posible que solo nos falten los pasos intermedios. «Si resulta que los neandertales también lo tenían, genial, podemos encontrarnos con ellos en la tienda».

Quizás, después de todo, esta invención no sea específica de las primeras personas modernas. Pero si ese es el caso, ¿por qué no hacer el monopatín? Baron-Cohen plantea esta pregunta en el libro, mediante la cual quiere decir: ¿por qué los no humanos no la experimentan? Sumergiéndose en la ciencia del comportamiento animal, argumenta que no tienen la misma tendencia a inventar como los humanos han evolucionado. «Su perro puede aprender a hacer todo tipo de trucos, pero no tienden a generar nuevos tipos de comportamiento», dice. Hay muchos ejemplos de animales que muestran ingenio, pero Baron-Cohen no cree que los no humanos tengan la capacidad para el tipo de invención que apoyó el avance humano: el tipo generativo. Más bien, los ejemplos de lo que parece ser una innovación animal pueden explicarse como aprendizaje asociativo, dice.

Lars Chittka, profesor de ecología sensorial y del comportamiento en la Universidad Queen Mary de Londres, sostiene que la innovación animal es más que aprender por ensayo y error. El aprendizaje asociativo, dice Chittka, es parte de cualquier innovación, incluida la innovación humana. Lo que no sabemos es si los animales exploran al azar su entorno y hacen asociaciones de caminatas o si están planificando y pensando activamente en su comportamiento. Los humanos pueden estudiar el proceso que conduce a nuevos comportamientos a través del lenguaje, pero solo podemos deducir el pensamiento de los animales a partir de su comportamiento. «Creo que la conexión con el aprendizaje asociativo no significa necesariamente que no sea una innovación», dice Chittka.

Simon Baron-Cohen fue uno de los oradores en DyN Noticias Health el 31 de marzo de 2021

Grace Browne es escritora científica en DyN Noticias. Enviar un tweet desde @gracefbrowne

🏎️ Lewis Hamilton se sincera sobre el activismo y la vida más allá de la F1

🌊 Seaspiracy de Netflix explora el impacto de la sobrepesca. Pero, ¿hará que la gente cambie su comportamiento?

🎧 ¿Qué servicio de transmisión de música debería elegir? Probamos Spotify, Apple Music y más

🔊 Escuche The DyN Noticias Podcast, Science, Technology and Culture Week, que se transmite todos los viernes

👉 Mira DyN Noticias en Gorjeo, Instagram, Facebook y LinkedIn

Gran parte de las noticias de la ciencia de el planeta tierra en un sólo sitio. artículos de Ciencia.

Contenido relacionado