La telemedicina es vital en el espacio, pero pronto los terrestres también se beneficiarán

La atención administrada de forma remota puede beneficiar a quienes se encuentran en las áreas más aisladas de la Tierra

La telemedicina siempre será vital para los viajes espaciales, y los astronautas deben tener acceso al tratamiento de un médico a miles de kilómetros de distancia en la Tierra. En 2018, los desarrollos recientes en telemedicina para astronautas también ayudarán a las personas en la Tierra.

El primer uso generalizado de la telemedicina fue durante el terremoto de Armenia de 1988, en el que los centros médicos militares y civiles de los Estados Unidos y la entonces Unión Soviética proporcionaron consultas de expertos a distancia. Desde entonces, han surgido muchas otras aplicaciones, muchas de las cuales están financiadas por inversiones de agencias espaciales.

La telemedicina en el espacio tiene una larga historia. El primer enlace de telemedicina en el espacio se estableció como parte de una misión Spacelab de diez días en la década de 1990, cuando, por primera vez, los médicos pudieron estudiar imágenes del corazón de un astronauta en Mission Control. Hoy, gracias a las mejoras en las comunicaciones y la conectividad por satélite, las agencias espaciales han ampliado sus aplicaciones. La práctica es ahora un componente clave de la atención médica de los astronautas y proporciona ayuda preventiva, terapéutica y de diagnóstico a las personas en el espacio. El telediagnóstico por ultrasonido es una herramienta probada para diagnosticar e informar los planes de gestión en la Tierra para los pacientes en el espacio.

Las innovaciones en la medicina espacial también se ven reforzadas por la comercialización a través de nuevas empresas espaciales, como Virgin Galactic de Richard Branson. En agosto de 2017, SpaceX transportó el Procesador de Experimentos Espaciales Avanzados de Techshot, que alberga experimentos de medicina regenerativa, a la Estación Espacial Internacional (ISS).

La ISS es un importante banco de pruebas para experimentos que pueden mejorar nuestra comprensión de la telemedicina. Los astronautas se encuentran ahora en misiones más largas a bordo de la estación espacial, lo que proporciona datos importantes sobre los efectos fisiológicos de largos períodos de microgravedad. Pero se están llevando a cabo investigaciones similares en plataformas terrestres analógicas, que reproducen las condiciones espaciales. En la Tierra, las tripulaciones de la estación Concordia en la Antártida están participando en experimentos que nos ayudarán a administrar el cuidado de los asentamientos humanos en lugares como Marte.

Debido a la inaccesibilidad, la altitud y los bajos niveles de luz, a Concordia a menudo se le llama “Marte Blanco”. Las tripulaciones están completamente aisladas debido a las condiciones extremas: las temperaturas caen por debajo de los -80 ° C y 105 días al año sin luz natural, y el hecho de que ningún avión puede aterrizar allí durante nueve de cada 12 meses (estas condiciones no se encuentran en ningún otro lugar). .en la tierra.)

La base es utilizada por la Agencia Espacial Europea (ESA) para desarrollar tecnología de telemedicina para el cuidado físico de los investigadores que viven allí; el médico de atención primaria utiliza la tecnología para el asesoramiento especializado y la orientación remota. Pero también proporciona información sobre los efectos psicológicos en las tripulaciones que saben que no pueden evacuar, incluso en una emergencia.

Esta investigación se traducirá en nuevas tecnologías y procedimientos para el espacio. En 2017, si un astronauta tiene un problema médico en la ISS, es posible evacuarlo en unas pocas horas. Sin embargo, como buscamos viajar más lejos hasta el final del espacio, esto ya no será posible. Como parte de nuestra preparación para misiones en el espacio profundo, los científicos están desarrollando tecnologías y técnicas de telemedicina para gestionar posibles emergencias en caso de que ocurran.

El desarrollo de la telemedicina es un excelente ejemplo de tecnología derivada que se puede utilizar en una amplia gama de entornos terrestres. Estos incluyen la provisión de atención médica remota a personas en áreas donde de otro modo no podrían acceder al tratamiento, por ejemplo, durante desastres naturales o conflictos, o para aquellos que, debido a su condición, no pueden viajar para recibir atención especializada.

La tecnología de telemedicina por ultrasonidos ya está disponible en algunas partes del mundo, donde de otro modo no estaría disponible el acceso a imágenes y asesoramiento especializado. Los proyectos incluyen la red interactiva global centrada en UltraSound crítico (WINFOCUS), que se ha desarrollado para mejorar el acceso a la atención en regiones remotas de la Tierra.

A principios de 2017, en Ginebra, las Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud y otras agencias espaciales organizaron una cumbre, Cooperación espacial mejorada para la salud global, para acordar formas adicionales de trabajar juntos para enfrentar los desafíos modernos. En 2018, veremos una continuación de la investigación en telemedicina a distancias cada vez más largas. Esto nos permitirá continuar explorando el espacio al mismo tiempo y mejorar la atención médica de las personas en la Tierra.

Todas las noticias de la ciencia de el planeta tierra en un sólo sitio. artículos de Ciencia.