La trama de la próxima pandemia: mapas siniestros intentan predecir enfermedades futuras

Los murciélagos demuestran tener el mayor potencial para transmitir virus a la población humana

Predecir pandemias es una parte vital de la atención preventiva. Pero hacer suposiciones sobre los brotes virales humanos está plagado de dificultades debido a la naturaleza impredecible de la enfermedad (y de las personas mismas, por supuesto).

Sin embargo, las pandemias humanas se pueden predecir mediante el estudio de patógenos transmitidos por animales. Las zoonosis virales, como el VIH, la influenza pandémica y el ébola, son particularmente preocupantes dada su capacidad devastadora. En un artículo publicado en Nature, Kevin J. Olival y sus colegas crearon una descripción general completa del intercambio de virus pasados, presentes y futuros entre humanos y otros mamíferos.

Suscríbete a DyN Noticias

Leer más: La vacuna contra el VIH puede estar en marcha después de un exitoso estudio con macacos

Una enfermedad zoonótica es aquella que puede transmitirse de animales a humanos o una enfermedad que generalmente existe en animales pero que puede transmitirse a la población humana. Como parte de la investigación, se analizaron un total de 586 asociaciones de virus y animales, que pueden afectar a un total de 754 especies de mamíferos. Los datos encontraron que los murciélagos, primates y roedores portan las proporciones más altas de virus, y que los murciélagos llevan un número significativamente mayor que cualquier otra especie. Además de estos virus reconocidos, el equipo también realizó una investigación para tratar de encontrar zoonosis “perdidas”, aquellas que aún no se han descubierto.

Al predecir el número total de virus que podrían asignarse a cada grupo de vectores y restarlo del número de virus ya conocidos, fue posible encontrar virus “perdidos” que pronto podrían surgir.

Se ha descubierto que las áreas con mayor potencial para futuros brotes virales provienen de murciélagos en el norte de América del Sur y carnívoros en África Oriental. El mapa predice 17 infecciones zoonóticas en murciélagos y 10 en roedores y primates. Al centrarse en estos vectores animales, esta investigación sobre futuros brotes virales también podría ayudar a orientar los planes de tratamiento. A medida que se destruyen el cambio climático y los hábitats, los animales pueden trasladarse a áreas urbanas o las personas pueden invadir su tierra, lo que aumenta las posibilidades de contacto.

Leer más: El fantasma del ébola: el misterio del brote

Vale la pena señalar que debido a que estos datos se basan en la extrapolación de las tendencias actuales y pasadas, ninguno de los resultados clave puede predecirse con una precisión superior al 30%, ni mucho menos una predicción definitiva en la epidemiología de las enfermedades zoonóticas.

Además, debido a la naturaleza predictiva de esta investigación, es posible que el análisis de los autores de los virus zoonóticos nunca se encuentre en humanos; algunas enfermedades no se cruzan entre humanos y humanos, al menos no en proporciones epidémicas. Un contraargumento es que estas enfermedades desconocidas en la población animal podrían de hecho propagarse a huéspedes humanos, como el virus del Ébola.

Se cree que el brote de ébola en 2014-2016 surgió del murciélago frugívoro de la familia Pteropodidae, un huésped natural del virus. El ébola se introduce en la población humana a través del estrecho contacto con la sangre, las secreciones, los órganos u otros fluidos corporales de los animales infectados. Estos pueden ser de chimpancés, gorilas, murciélagos frugívoros, monos, antílopes del bosque y puercoespines que se encuentran enfermos o muertos o en la selva.

Finalmente, los modos de transmisión son un factor clave a la hora de evaluar la relación entre focos vectoriales. Una vez que un virus se adapta para pasar de persona a persona, el potencial de la pandemia empeora. Esto es intrínsecamente difícil de predecir; las enfermedades se adaptan a su ritmo y las mutaciones pueden cambiar fundamentalmente nuestra comprensión de un virus.

Las predicciones de una pandemia no nos dan una fecha en la que podrían aparecer estos virus. Sin un marco de tiempo, estas predicciones podrían verse como un llamado a una mejor vigilancia de enfermedades, utilizando el conocimiento de zoonosis potenciales junto con metadatos epidemiológicos e intercambio de datos riguroso, para que las agencias de salud estén lo más preparadas posible.

James Lloyd-Smith, de la Universidad de California en Los Ángeles, dijo en respuesta al informe: “Aunque la mayoría de las pandemias son zoonosis, la mayoría de las zoonosis no causan pandemias”.

En cambio, las predicciones de una pandemia dan una idea de lo que podría ser, en lugar de lo que será, pero sigue siendo una expresión de un potencial serio.

Todas las noticias de la ciencia de la tierra en un sólo sitio. noticias de Ciencia.