Las discotecas durante el coronavirus serán muy, muy extrañas

Los clubes nocturnos están desesperados por dar la bienvenida a los asistentes a la fiesta de regreso a sus pistas de baile. Pero la combinación de contacto cercano, edad, alcohol y espacio los convierte en el lugar perfecto para la transmisión del coronavirus.

Kerry Maisey siente la misma mezcla de entusiasmo y miedo que sintió el día que abrió su club nocturno hace nueve años. Ridley Road Market Bar, un pequeño lugar en Hackney, Londres, reabre este fin de semana después de un descanso de tres meses. Pero el lugar se verá muy diferente del arreglo habitual de una pista de baile alta, presidida por el DJ. En cambio, los visitantes se sentarán en las mesas de la pista de baile, escucharán una lista de reproducción de música y pedirán bebidas desde una aplicación. “La atmósfera será sin duda muy diferente”, dice Maisey. “La música es una gran parte de eso. Siempre es lo importante poder socializar en un lugar y pasar de una mesa a otra. Cuando volvamos a abrir, socializarás con el grupo con el que viniste “.

Con una capacidad interior de 50 en lugar de 130, el desafío será ganar suficiente dinero durante el fin de semana para cubrir costos fijos como el alquiler y subsidio de proyecciones de películas, conferencias y eventos musicales especializados que Ridley Road Market Bar organiza durante la semana. “Nos abrimos para ver cómo vamos”, dice Maisey. “Con toda honestidad, será más arriesgado que permanecer cerrado, porque cuando abrimos cubrimos los salarios del personal que ya no está cubierto por la carretera. [scheme]. “

El local de Hackney no es el único que experimenta un nuevo concepto de baile social. Con tantos lugares de vida nocturna luchando por sobrevivir, están desesperados por conocer gente en sus pistas de baile. Pero la combinación de contacto cercano, edad, alcohol y espacio confinado hace que los clubes nocturnos sean el caldo de cultivo ideal para el coronavirus.

Los clubes nocturnos a menudo se encuentran en interiores oscuros, abarrotados y sin ventanas con poca ventilación y poco espacio para exprimir a otra persona. Los juerguistas se quedarán en el bar y la pista de baile y se mezclarán entre sí. Eso es lo que busco. Pero la música fuerte obliga a las personas a acercarse y gritarse unas a otras para tener conversaciones íntimas, un club característico que comparten mientras van a un bar, que tienen los médicos de Texas. enumerado como la actividad de mayor riesgo para contraer el nuevo coronavirus Covid-19.

Se cree que las largas conversaciones en estrecho contacto juegan un papel clave en la transmisión del coronavirus. Hablar en voz alta, reír y cantar puede liberar hasta diez veces más partículas que una simple tos. Con la gente bailando y respirando rápido, también es posible inhalar más gotas cargadas de virus que persisten en el aire obstruido de un club.

Aunque se desconoce la razón, una pequeña proporción de individuos son los llamados “transmisores de voz” que emiten grandes volúmenes de partículas, incluso durante el habla normal. Podría liberar miles de partículas durante la noche y exponer a las personas que las rodean al coronavirus. Además, el alcohol reduce las inhibiciones de las personas y, por tanto, la probabilidad de seguir las reglas del distanciamiento social, como llevar una máscara o mantener un metro de distancia. “Simplemente llegó a nuestro conocimiento entonces. Sabemos que la intención conductual es una cosa, pero cuando su juicio se ve afectado, la forma en que su percepción del riesgo influye en su comportamiento cambia “, dice Tolullah Oni, médico de salud pública y epidemiólogo urbano de la Universidad de Cambridge y miembro del grupo de científicos Independent Sage. que publican consejos sobre la crisis del coronavirus.

Los noctámbulos también difieren en la forma en que interactúan con los demás. Algunos se quedarán con su grupo de amigos, mientras que otros quieren mezclarse con gente nueva. Cuando una persona infectada camina por la pista de baile y visita varios clubes nocturnos en una noche, probablemente usando transporte público o taxis, un número cada vez mayor de personas pueden estar expuestas al virus. En mayo, estalló un brote en Corea del Sur después de que un hombre de 29 años fuera a cinco clubes nocturnos y bares en Itaewon, un popular barrio de vida nocturna en Seúl. A pesar de no mostrar síntomas de la enfermedad en ese momento, más tarde dio positivo por coronavirus y se cree que es una de las personas detrás de más de 246 infecciones.

Los brotes tan rápidos y grandes causados ​​por una o más personas infectadas son lo que los científicos llaman eventos súper generalizados. La investigación preliminar sugiere que el 80% de las nuevas infecciones son causadas por solo el 20% de los superpropagadores. Otro ejemplo de tal evento tuvo lugar en Michigan, EE. UU., Donde 170 infecciones confirmadas se remontan a dos personas que visitaron un bar, que reabrió el 12 de junio con mucha gente esperando para entrar.

Los grupos que salen de clubes nocturnos y bares también confirman lo que los científicos ya saben: las personas pueden propagar el virus sin saberlo antes de mostrar síntomas de la enfermedad, y es posible que algunas nunca desarrollen uno. Estudios recientes en España e Italia sugieren que entre el 20 y el 40% de los casos de coronavirus son asintomáticos. La Oficina de Estadísticas Nacionales del Reino Unido dice que el 67% de los que dieron positivo por Covid-19 no informaron síntomas, aunque el tamaño de la muestra de su estudio fue muy pequeño, 115.

Las personas que visitan varios clubes y bares en una noche buscan contactos aún más debido a una pesadilla logística, y los propietarios del sitio a menudo se responsabilizan de llamar a las personas que pueden haber estado en contacto con una persona infectada. “[People] no sabrán con quién tuvieron contacto y la mayoría de los clubes nocturnos no sabrán quién les ayudó. Esto hace que sea prácticamente imposible mantenerse en contacto ”, dice Andrew Lee, médico de familia y lector de salud pública global de la Universidad de Sheffield.

En Suiza, donde la gente suele pagar entradas, los clubes nocturnos y bares reabrieron el 19 de junio, una semana antes del lanzamiento de la aplicación de seguimiento de contactos en el país, y se pidió a los invitados que completaran un formulario de contacto físico. Cuatro clubes nocturnos han informado de brotes de coronavirus desde entonces, lo que obligó a más de 600 personas a aislarse y provocó la reintroducción de restricciones de menor capacidad. Debido a que muchos miembros del club han proporcionado deliberadamente detalles de contacto falsos en los formularios, ahora enfrentan reglas de admisión más estrictas, verificaciones de identificación y número de teléfono móvil, o tienen que comprar boletos por adelantado con un código QR.

Los propietarios de clubes nocturnos, al igual que otras empresas, se encuentran en un difícil acto de equilibrio entre mantener vivos sus lugares y proteger la salud pública. El primer alcalde de Amsterdam, Mirik Milan, actuó como intermediario entre los clubes nocturnos de la ciudad y el gobierno. Hoy, dirige la agencia VibeLab con Lutz Leichsenring, portavoz de Clubcommission Berlin para ayudar a la industria a ponerse de pie. “Todo el mundo dice ‘tomamos el 100 por ciento de las decisiones con el 50 por ciento de la información’, y cuando se trata de clubes nocturnos y clubes nocturnos, es muy problemático”, dice Milan. El dúo está trabajando con otros alcaldes nocturnos, propietarios de clubes e investigadores urbanos de Harvard y la Universidad de Pensilvania en un plan de recuperación para la industria.

En una industria generalmente dictada por límites de edad mínima, los clubes nocturnos en los Países Bajos están considerando introducir un límite de edad superior de 35 años y controles de temperatura en las puertas. Pero eso no resolvería necesariamente el problema de llevar bailarines asintomáticos bailando toda la noche. “Es más probable que los clubes nocturnos sean frecuentados por jóvenes, que sabemos que son un grupo de personas que tienen más probabilidades de ser asintomáticas si tienen Covid-19”, dice Lee. Las cámaras infrarrojas y las “pistolas termométricas” que protegen a las personas de las altas temperaturas corporales no son particularmente efectivas porque a menudo no detectan infecciones en personas con síntomas leves o asintomáticos.

El resultado social también es más fácil de decir que de hacer. Es difícil mantenerse a un metro de distancia en la pista de baile y, para muchos propietarios de clubes, no tiene sentido abrir sus puertas a solo un tercio de su capacidad. Marcel Weber, que dirige SchwuZ en Berlín, el club queer más grande y antiguo de Alemania, está preocupado por el futuro del sector de la vida nocturna y las muchas comunidades a las que sirve. “Hay menos oportunidades, especialmente para los LGBTIQ, de conocer a otras personas ahora”, dice. Además, los servicios de consultoría siguen cerrados. Entonces la pregunta es dónde se pueden encontrar las personas en la vida real. [rather than] ¿En Internet?”

En otras partes del mundo, los clubes nocturnos han convertido las pistas de baile en áreas de relajación. En los Países Bajos y Australia, por ejemplo, las personas pueden bailar siempre que se sienten en sillas o mesas. Vincent Yao, un consultor de TI de 36 años de Brisbane, no está demasiado molesto, especialmente porque no está demasiado ansioso por bailar de todos modos. “Por supuesto, el fin de semana pasado fue divertido”, dice sobre la apertura de Birdees, un club nocturno en Brisbane. “Es muy difícil controlar a las personas, especialmente a los borrachos, pero a través de la ingeniería social, con arreglos de mesas y sillas, probablemente puedas hacer que las personas se reúnan en sus propios grupos, en lugar de ser libre para todos en la pista de baile”. Savina Simatovic, una joven de 25 años que trabaja en la venta de casas nuevas, también disfrutó de su noche en el Laruche Club en Brisbane. “Aún es divertido salir, pero muy estrictamente, y no es la misma vibra si quieres mezclarte con chicos o tomar fotos en el bar”, dice.

La conversión de la discoteca en un bar puede mantener a flote algunas unidades, pero el club SchwuZ en Berlín tiene una capacidad de 1,100 y necesita un mínimo de 600 invitados de pago para ser rentable. Sin embargo, Weber y su equipo probarán el concepto de bar en el otoño para crear un espacio seguro para que la comunidad LGBTQ + se reúnan y mantengan a su personal en nómina.

Si bien los clubes nocturnos están encontrando formas creativas de reabrir de manera segura con ubicaciones remotas, seguimiento de contactos, sistemas de pedidos en línea y una mejor ventilación e higiene, no será posible eliminar todos los factores de riesgo. Es poco probable que los gerentes de los clubes caminen por el lugar y le digan a la gente que no se ría ni cante. “No quiere que su personal supervise a las personas que hablan demasiado alto”, dice Milan de VibeLab. “Si hacemos vida nocturna clínica, tomamos la esencia”.

☢️ Después de nueve años, la resistencia de Fukushima a la salud mental persiste

🦆 Google se ha enriquecido con sus datos. DuckDuckGo se defiende

😷 ¿Qué mascarilla debería comprar?

👉 Mira DyN Noticias en Gorjeo, Instagram, Facebook y LinkedIn

Gran parte de las noticias de la ciencia de el planeta tierra en un sólo sitio. noticias de Ciencia.