Las mentiras con coronavirus se vuelven virales. Es fundamental que todos luchemos

Hay una furiosa infodemia de coronavirus en las redes sociales. Pero también hay una salida

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dicho que existe una «infodemia» de desinformación sobre la rápida propagación del coronavirus en todo el mundo. Todos hemos visto ejemplos de este tipo de contenido compartido en nuestras redes de amigos y familiares en las redes sociales y a través de aplicaciones de mensajería. Los ejemplos incluyen afirmaciones de que beber agua caliente cada 15 minutos puede evitar que contraiga el virus o que tomar tabletas de ibuprofeno acelera la progresión de la enfermedad.

La gente recibió mensajes de texto, supuestamente del gobierno, diciéndoles que habían sido multados por hacer un viaje innecesario desde casa y difundiendo mensajes de que todas las noches helicópteros militares rociaban nuestras ciudades con desinfectante para matar al Covid-19. Las noticias falsas también afirmaron que el virus no fue causado por una mutación en una enfermedad animal que comenzó a infectar a los humanos en China, sino que fue creado por Bill Gates, las señales inalámbricas 5G o el gobierno de EE. UU.

Una vez más, los agentes de desinformación se apropian de los algoritmos de las redes sociales para sembrar el caos y la confusión. Algunos hacen esto para ganar dinero, otros para socavar la confianza pública en nuestros gobiernos e instituciones. A medida que continúe el bloqueo del coronavirus y las tasas de infección sigan aumentando, estos problemas empeorarán. En un momento en que las personas necesitan poder confiar en información pública precisa, este problema es más grave que nunca.

El gobierno y las agencias de salud pública están luchando duro para sacar la verdad, y las empresas de redes sociales dicen que están tomando medidas contra las peores formas de desinformación si representa una amenaza directa para el bienestar de los ciudadanos. Pero creo que tenemos que hacer mucho más. Durante demasiado tiempo ha habido una aceptación accidental de la información errónea como un mero subproducto de las redes sociales. La crisis del coronavirus nos dice que esto debe cambiar. Esto debería comenzar con los requisitos legales para que las grandes empresas de redes sociales actúen contra fuentes conocidas de campañas de desinformación importantes y maliciosas. Creo que debería ser un delito que alguien intente a sabiendas poner en peligro la salud pública al hacerlo.

Sin embargo, el tiempo no está de nuestro lado: no podemos esperar a que los parlamentos creen nuevas leyes, lo que significa que todos tenemos un papel que desempeñar en esta lucha contra la «infodemia» del coronavirus. Como escribió Albert Camus en su novela La Peste, «el único medio de combatir la plaga es la decencia común». En este esfuerzo, uní fuerzas con Iconic Labs, el equipo que ayudó a desarrollar el sitio de medios de Unilad, para crear un nuevo servicio que fortaleciera la verdad en la lucha contra el virus. Esta iniciativa también cuenta con el apoyo de otros parlamentarios, académicos y activistas contra la desinformación de todo el mundo.

El 30 de marzo, lanzamos Infotagion: un servicio gratuito, en línea e independiente de búsqueda de hechos para el coronavirus. Gran parte de la desinformación que existe se puede encontrar en canales privados, como WhatsApp y grupos cerrados de Facebook, a los que tienen acceso muchas personas, pero no todos pueden ver. Entonces le pedimos a la gente que capture la pantalla de lo que aparece en los canales que no se ven bien y nos la envíe. Compararemos los hechos con fuentes independientes, confiables y oficiales, como los servicios de salud pública y la OMS. Si las afirmaciones clave hechas en los mensajes que vemos son falsas o no probables, advertiremos a las personas que no las compartan, utilizando un sistema de semáforo. El coronavirus es demasiado importante para correr riesgos con información incierta, y las personas que difunden noticias al respecto deberían poder respaldar lo que dicen.

También crearemos un archivo en línea para que, con el tiempo, podamos rastrear las diversas formas de información errónea sobre el coronavirus y cuándo se informó por primera vez. Al destacar los peores casos, esperamos estimular a las empresas de redes sociales a tomar medidas contra ellos. Como hemos visto en el pasado, la exposición pública de contenido dañino es a menudo la forma más efectiva de persuadir a las empresas de tecnología para que lo eliminen.

En los últimos años, el debate sobre la desinformación se ha centrado principalmente en la interferencia electoral y la amenaza a la democracia en campañas orquestadas, especialmente aquellas apoyadas por estados extranjeros. Ahora, el coronavirus «infomédico» demuestra, al igual que el movimiento contra las vacunas, que la desinformación en línea puede causar graves daños físicos. Si bien en una sociedad libre respetamos el derecho de las personas a expresar su opinión, siempre ha existido un cruce entre la libertad de expresión y el impacto negativo que puede tener en la vida de los demás. No podemos dejar la policía de esta línea a las grandes empresas tecnológicas: es hora de llamar a los agentes de desinformación y advertirnos unos a otros de lo que hemos visto.

Damian Collins es el diputado de Folkestone & Hythe y ex presidente del Comité de Selección de Comunes para Digital, Cultura, Medios y Deportes, donde supervisó la investigación de noticias falsas.

😓 ¿Cómo empezó el coronavirus y que pasa después?

Alcohol ¿El alcohol mata al coronavirus? Los mayores mitos, rotos

🎮 World of Warcraft predijo perfectamente nuestro pánico por el coronavirus

✈️ Los datos de vuelo muestran la enorme escala de Covid-19

👉 Mira DyN Noticias en Gorjeo, Instagram, Facebook y LinkedIn

Todas las noticias de la ciencia de todo el mundo en un sólo sitio. artículos de Ciencia.

Contenido relacionado