Los forenses luchan para salvar al pangolín de la extinción

Las escamas de pangolín son un ingrediente preciado en la medicina tradicional china, y esto ha colocado firmemente al animal en la lista de especies en peligro de extinción. El seguimiento de Isoscape podría ayudar a detener su sacrificio en la fuente

Antes de que los investigadores sugirieran que los pangolines pueden ser un eslabón perdido en la transmisión del coronavirus de los murciélagos a los humanos, la mayoría de la gente ni siquiera había oído hablar de ellos. Sin embargo, estos mamíferos escamosos, que comen hormigas, son transportados en gran número a Asia y están en peligro de extinción.

Hay ocho especies de pangolines, igualmente divididas entre África y Asia, y cada una de ellas está prohibida en el comercio internacional. Por lo tanto, identificar escamas y partes del cuerpo confiscadas como “pangolines” puede ser suficiente para perseguir un caso penal. Pero discernir diferentes especies y rastrear sus orígenes geográficos es más difícil. Aquí es donde entra en juego el análisis forense de la vida silvestre, un campo en rápido crecimiento que utiliza procedimientos científicos para investigar delitos contra la vida silvestre. Para ayudar a combatir las complicadas rutas de tráfico y los puntos críticos de caza furtiva, los científicos y los técnicos de laboratorio están encontrando formas de analizar el ADN y el historial dietético de los animales confiscados y sus productos.

La mayoría de los consumidores provienen de China continental y Vietnam, donde la carne de pangolín es un manjar precioso, y las escamas de queratina son un ingrediente popular en la medicina tradicional china, promocionado como un remedio para todo, desde el asma hasta el cáncer y como una ayuda para ayudar a las madres con la lactancia. Los pangolines han sido recientemente el foco de su papel potencial en la pandemia de Covid-19. Se sospecha que el Sars-Cov-2, el virus que causa la nueva enfermedad, se originó en los murciélagos de herradura y probablemente saltó sobre los humanos a través de los pangolines.

A medida que las cuatro especies asiáticas han sido cazadas hasta casi la extinción, las redes delictivas se están extendiendo a África. Solo en 2019, las autoridades incautaron 81 toneladas de escamas de pangolín, más de la mitad de los envíos de Nigeria. Sin embargo, los traficantes cambian con frecuencia sus rutas, lo que hace que sea extremadamente difícil rastrear los orígenes de un transporte, según un informe del grupo de monitoreo del comercio de vida silvestre TRAFFIC.

Las técnicas forenses, como el análisis de ADN y la datación por radiocarbono, así como los perros rastreadores, ya se están utilizando para combatir el comercio ilícito de madera, cuerno de rinoceronte y marfil de elefante. El análisis de ADN también puede ayudar a identificar una especie de pangolín en escamas confiscadas. “Capturar toneladas de canciones de pangolines que llegan a Hong Kong o Kuala Lumpur es genial, pero realmente puedes ver a la gente en el suelo y no sabes de dónde vienen esas canciones”, dijo Rob Ogden, director de programas de TRACE, una ONG que reúne a científicos forenses y organismos encargados de hacer cumplir la ley de todo el mundo. Por ejemplo, la distribución del pangolín del suelo (Smutsia temminckii) se extiende desde Sudáfrica a través de África oriental hasta Sudán y Chad.

Para abordar este problema, los investigadores de la Universidad de Hong Kong (HKU) están desarrollando nuevas formas de determinar el origen de las aves, las tortugas y, más recientemente, los pangolines, basándose en lo que comieron. Las diferentes fuentes de alimentos tienen diferentes proporciones de isótopos estables o átomos del mismo elemento (p. Ej., Oxígeno, carbono y nitrógeno) con pesos ligeramente diferentes, que se almacenan en el tejido animal. El agua y el suelo también varían en sus proporciones isotópicas dependiendo de la geografía, lo que permite a los científicos crear un “isoscape” para ciertas regiones o ubicaciones que pueden coincidir con las que se encuentran en las escaleras de los pangolines.

Caroline Dingle, ecologista evolutiva del Laboratorio Forense de Conservación de HKU, explica que el análisis de isótopos estables podría usarse para estudiar si los animales son principalmente cazados furtivamente en un solo país y enviados directamente a Hong Kong, o si son cazados en el continente africano y consolidados. en un centro de tránsito como Nigeria. “Esta información se puede utilizar para comprender dónde enviar la ejecución”, dice.

Sin embargo, existe una gran desventaja. Los paisajes variarán a lo largo del rango de una especie de pangolín, pero si los científicos no tienen acceso a una base de datos que muestre cómo cambiar entre, digamos, Sudáfrica y Sudán, será difícil identificar dónde se capturó un animal.

Afortunadamente, los ambientalistas han comenzado a recopilar estos isoscopios en la tierra mediante la recolección de una gran cantidad de muestras de agua, suelo y plantas. Es una tarea aparentemente hercúlea para las vastas áreas de tierra del continente africano. “Hay mucho trabajo por hacer para crear un isoscap para cualquier especie que se encuentre en áreas tan anchas como los pangolines”, dice Ogden.

🚽 Los fanáticos del pis quieren alimentar al mundo con su oro líquido

🎞️ Los usuarios de YouTube utilizan IA para dar vida al pasado. Los historiadores no son felices

🌐 El cierre total de Internet por parte de Irán es una forma de destruir Internet como lo conocemos

🔊 Escuche The DyN Noticias Podcast, Science, Technology and Culture Week, transmitido todos los viernes

👉 Mira DyN Noticias en Gorjeo, Instagram, Facebook y LinkedIn

Gran parte de las noticias de la ciencia de el planeta tierra en un sólo sitio. noticias de Ciencia.