Los satélites de Elon Musk comienzan a molestar a los astrónomos

SpaceX planea poner en órbita 42.000 satélites Starlink, pero los primeros 120 ya bloquean la visión del espacio de los astrónomos

La compañía espacial de Elon Musk tiene grandes planes. Además de ir a Marte, SpaceX pondrá en órbita hasta 42.000 pequeños satélites Starlink para proporcionar acceso global a Internet. Esto significa lanzar más de diez veces el número de satélites que ya están en órbita en lo que ya es una parte del espacio abarrotada.

Pero desde el lanzamiento del primer lote de satélites en mayo de 2019, los astrónomos han estado preocupados por el impacto que tendrá la inundación de satélites adicionales en el cielo nocturno. Esta semana, por primera vez, un par de astrónomos vieron de primera mano el impacto que tendrán estas “megaconstelaciones” de satélites.

En la madrugada del martes, en un remoto observatorio de Chile, Cliff Johnson y Clarae Martínez-Vázquez estaban realizando su rutina habitual cuando algo inusual y brillante se coló en su campo de visión.

La pareja de astrónomos observó desde la Cámara de Energía Oscura (DECam), parte de un telescopio de cuatro metros en el Observatorio Interamericano Cerro Tololo (CTIO) en Coquimbo, Chile. El telescopio es parte de la encuesta de energía oscura, en busca de respuestas sobre cuál es la fuerza misteriosa que rompe nuestro universo.

Mientras observaban, los investigadores vieron una “gran cantidad” de satélites Starlink cruzando el cielo. “Nuestra exposición a DECam se ha visto gravemente afectada por 19 de ellos”, dijo Martínez-Vázquez. escribió en Twitter. “¡¡El tren satelital Starlink duró más de cinco minutos !! Bastante deprimente … ¡No es genial! “

Johnson, que trabaja para la Universidad Northwestern en Illinois, tomó una foto aproximada de los satélites. “La exposición fue una observación óptica de la longitud de onda de seis minutos tomada como parte del estudio DELVE, que imagina la periferia de las Nubes de Magallanes y mapea en gran parte el cielo del sur para las galaxias enanas vecinas”, dice.

La fuerte luz reflejada por el sol por los satélites brilló en la cámara y provocó la pérdida de píxeles, lo que significa que se perdió la información que podría haber sido capturada. “Fue un impacto visible, pero no extremadamente destructivo”, dice. Afectó a una imagen de unos 40 realizados durante su corrida de observación, que duró la noche, y solo hubo que descartar una pequeña parte de los píxeles de esa imagen.

Pero las cosas podrían empeorar. Hasta ahora solo se han lanzado dos lotes de satélites, el segundo lote de 60 se lanzará el 11 de noviembre. Se necesitan 24 lotes antes de que pueda cubrir todo el mundo. Aunque aún no ofrecen un servicio, los satélites ya tienen un impacto en el cielo nocturno.

Dado que los satélites se lanzaron solo el 11 de noviembre, aún no habían alcanzado su altitud orbital, por lo que estaban más cerca de la Tierra de lo que estarán cuando estén operativos. Actualmente, a SpaceX se le permite lanzar 12.000 satélites, que están programados para enviarse a una velocidad de 60 cada dos semanas a mediados de 2020, pero el mes pasado presentó documentos que muestran planes para lanzar otros 30.000. Y no es el único; OneWeb y Amazon tienen planes para flotas similares.

“Esa es la clave”, dice Johnson. “Si bien este evento fue una molestia de impacto relativamente bajo con un impacto relativamente pequeño en nuestra ciencia, la perspectiva de lanzar miles de satélites en los próximos años podría tener un impacto dramático en las observaciones”. Dice que está de acuerdo con una declaración reciente de la Unión Astronómica Internacional que pide regulación y consulta sobre la posibilidad de decenas de miles de constelaciones de satélites.

“Apenas podemos ver la punta del iceberg después del primero de muchos lanzamientos planeados”, dice. “Es importante tener discusiones ahora sobre la mejor manera de avanzar, con suerte en cooperación con SpaceX y otros”.

El número medio de estrellas visibles a simple vista en las zonas con menor contaminación lumínica es de unas 5.000. En comparación con el número de satélites que se propone lanzar en los próximos años, es relativamente pequeño. Actualmente, constelaciones de satélites como Iridium, propiedad de Motorola, proporcionan comunicaciones como datos móviles, pero solo tiene una constelación de 66 satélites.

“Anteriormente, Iridium y otros satélites eran relativamente pocos y tenían poco efecto en la astronomía”, dice David Blanchflower, astrónomo y astrofotógrafo. Con los números que se están discutiendo ahora, los satélites serán difíciles de evitar para los astrónomos, dice. Según el investigador Cees Bassa del Instituto Holandés de Radioastronomía, con el lanzamiento de una constelación de 1.600 satélites, alrededor de 84 satélites estarían sobre el horizonte en cualquier momento.

“Las astrofotografías se verán particularmente afectadas”, dice Blanchflower, basándose en sus propias experiencias de pasar horas fotografiando el cielo nocturno. “Muchas horas de trabajo se pueden mimar pasando relámpagos”.

“Cuando hay más satélites Starlink, plantean dos problemas importantes”, dice Robin Mentel, que estudia astronomía en la Universidad de Leiden. “El problema con los satélites StarLink no es solo que serán numerosos, sino también que serán muy brillantes”, dice.

SpaceX ha dicho anteriormente que pintará la base de sus satélites de negro para minimizar la cantidad de luz solar reflejada por ellos durante la noche. Sin embargo, en una foto reciente que muestra muchos de los satélites apilados y listos para ser lanzados, no parecían haber sido pintados de negro.

Otro problema es el espacio que ocupa. “El espacio allí es finito, y la presencia de desechos espaciales (etapas de cohetes usados, satélites rotos, partes rotas del satélite) ya es una cierta amenaza para los satélites”, dice Mentel. “La adición de 12.000 satélites a una altura de varios cientos de kilómetros entre sí exacerbará drásticamente el problema: prácticamente tejerán una red de satélites alrededor del planeta, cada uno de los cuales pondrá en peligro a otros satélites de gran altitud y naves espaciales entrantes”.

Recientemente, el Observatorio Europeo Austral tuvo que maniobrar su satélite para evitar una colisión con un satélite Starlink. Esto ha sido raro hasta ahora, dice Mentel.

No solo los astrónomos investigadores se verán afectados por la afluencia de satélites. En el futuro, puede ser más común ver satélites en el cielo nocturno que estrellas. “A menos que se pueda encontrar una manera de reducir sus efectos”, dice Blanchflower, “estoy prediciendo problemas para todos los espectadores del cielo nocturno”.

⏲️ ¿Qué pasaría si elimináramos por completo las zonas horarias?

🍎 Prepárate para el mayor lanzamiento de Apple de todos los tiempos

🏙️ Dentro de la megaciudad que se hunde, que no se puede salvar

Conozca al economista con un plan brillante para arreglar el capitalismo

Leer lectura larga: en Google Stage

📧 Reciba las mejores ofertas técnicas y novedades sobre gadgets en su bandeja de entrada

Todas las noticias de la ciencia de el planeta tierra en un sólo sitio. artículos de Ciencia.