Nuestras propias células podrían ser el arma secreta en la lucha contra el cáncer

Transformar nuestros cuerpos en fábricas de medicamentos personalizadas transformará las terapias para las enfermedades

¿Y si pudiera equipar sus células con nuevas funciones? ¿Qué pasaría si pudiera entrenarlos para administrar medicamentos dentro del cuerpo a voluntad? Esto sucederá antes de lo que cree. Estamos en medio de una revolución acelerada en la medicina de terapia celular. En 2020, podremos utilizar la ingeniería genética para modificar células y utilizarlas para administrar fármacos como anticuerpos y otras proteínas. Esto indica un cambio del paradigma convencional de medicamentos que deben tomarse de forma continua, a células que imitan los medicamentos y producen medicamentos de forma continua dentro del cuerpo.

La tecnología ahora existe para entregar genes que codifican anticuerpos o proteínas a las células. De hecho, la primera terapia génica aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. Fue un linfocito T modificado que permite la destrucción dirigida de células cancerosas. Ahora piense en las células que pueden diseñarse para sobrevivir durante mucho tiempo en el cuerpo, para viajar al sitio de la enfermedad, para sentir cuándo han llegado y para entregar productos como tantos drones microscópicos sin fin que hacen entregas a las farmacias. Podremos utilizar células recuperadas como medicamentos para tratar el cáncer o la diabetes.

Los productos biológicos biológicamente disponibles, como los anticuerpos que actúan como inhibidores de los puntos de control inmunitarios o los anticuerpos biespecíficos que unen las células inmunitarias a las células cancerosas, ahora se utilizan con regularidad para tratar varios tipos de cáncer. Sin embargo, deben administrarse repetidamente, son costosos, no se diseminan a todos los sitios del cáncer en el cuerpo y no inducen respuestas clínicas en un porcentaje significativo de pacientes.

Otros medicamentos, como la insulina para el tratamiento de la diabetes, deben inyectarse las 24 horas del día durante toda la vida o los pacientes deben usar una bomba de infusión. El próximo año encontraremos formas de sortear estos desafíos mediante el uso de tecnología para modificar las células de los pacientes o, potencialmente, en algunos casos, de los donantes para llevar los sitios de la enfermedad al cuerpo del paciente.

La forma en que las células pueden diferenciarse, programarse, no programarse y reprogramarse para producir fármacos es el resultado de décadas de investigación básica y traslacional. Una técnica comienza con células madre que, cuando se cultivan en un laboratorio con factores de entrenamiento, se diferencian y maduran en células productoras de insulina. En el cáncer, otra técnica de terapia celular comienza con células inmunes maduras (células T) y las modifica genéticamente para expresar en su superficie un receptor sensorial, un receptor de antígeno quimérico o CAR, que puede detectar y desencadenar la destrucción de las células cancerosas. .

La próxima generación de terapias celulares que veremos en 2020 combina las tecnologías anteriores con la modificación genética como un medio para controlar la producción de medicamentos bajo demanda. Para ver este control, piense en los interruptores de luz. La primera generación fue un simple interruptor de encendido / apagado; luego, contamos con reguladores de luz que permiten la iluminación regulable bajo pedido; luego luces de detección de movimiento; y ahora las luces controladas por voz.

Al agregar conmutadores booleanos «y / o no» a las células, los científicos pueden conectar la producción continua, la producción condicionada o detener la producción de un anticuerpo o proteína terapéutica. Equipos de la Universidad de Pensilvania, el Hospital General de Massachusetts y el Centro Oncológico Memorial Sloan Kettering de Nueva York han encontrado formas independientes de utilizar esta tecnología para programar células para que produzcan anticuerpos que combaten el cáncer.

Las implicaciones de las terapias con fármacos celulares emergentes van más allá de la ciencia. Para un número limitado de infusiones con beneficios duraderos o de por vida, el pago y el reembolso están evolucionando, especialmente en países con pagos múltiples, como Estados Unidos, donde los pacientes a menudo cambian de aseguradora cuando cambian de trabajo. También enfrentaremos preguntas sobre cómo se deben revisar y adaptar las regulaciones de medicamentos para acelerar este progreso. Para realizar todo el potencial de las células como fármacos, debemos adaptarnos al nuevo paradigma en beneficio de los pacientes.

Bruce Levine es profesor de Barbara y Edward Netter en terapia génica para el cáncer en la Universidad de Pensilvania.

🚙 Los coches eléctricos más interesantes que llegarán en 2020

🍄 Estos trucos mentales pueden ayudarte a volverte vegano en enero

🚐 Los SUV son peores para el planeta de lo que nadie pensaba

⏲️ La ciencia dice que deberíamos trabajar menos horas en invierno

📧 Cómo usar la psicología para que la gente responda a sus correos electrónicos

Gran parte de las noticias de la ciencia de la tierra en un sólo sitio. noticias de Ciencia.

Contenido relacionado