Solo una acción drástica puede salvarnos de la sexta extinción masiva

Los esfuerzos de conservación están ayudando a algunas especies a defenderse, pero estas historias positivas son la excepción en una situación sombría. Es necesario un cambio a gran escala

La civilización humana ha causado tal sacrificio de la biodiversidad que amenaza con derrocar toda la vida en el planeta. La conservación dirigida puede ayudar, pero lo que se necesita es un cambio social sistémico.

Un importante informe publicado esta semana por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) destacó una disminución en las poblaciones de animales. Usando datos del Índice Planeta Vivo (LPI), que rastrea más de 4,000 especies, ha encontrado una disminución promedio del 60% en los últimos 40 años. La alarmante cifra proviene de informes similares.

En mayo, un análisis estimó que el 83 por ciento de los mamíferos salvajes se han perdido desde el advenimiento de la civilización humana. Otros estudios han advertido que el planeta se enfrenta a una “aniquilación biológica” a manos de los humanos: la sexta extinción masiva ya está en marcha.

¿Qué hacer? La buena noticia es que los esfuerzos de conservación específicos pueden tener un impacto. Hay indicios alentadores de que la población de tigres, por ejemplo, ha crecido en la India y casi se ha duplicado en Nepal, en medio de extensas reservas de vida silvestre y un aumento en el número de guardias contra la caza furtiva. En cuanto a la lucha contra los cazadores, también se han realizado esfuerzos para utilizar drones para la policía de reserva de vida silvestre de Kenia y tecnologías de monitoreo espacial para ayudar a las patrullas contra la caza furtiva en sitios en África, Asia y América Latina.

En los océanos, la legislación de protección significa que las ballenas jorobadas se han elevado desde el borde de la extinción durante el pico de la caza de ballenas en los siglos XIX y XX, hasta alrededor de 80.000 en la actualidad. La tortuga verde sigue en peligro, pero se han implementado políticas de protección para detener el comercio internacional de animales, mientras que se han introducido dispositivos de exclusión de tortugas en las redes de pesca; un mecanismo que permite que los animales más grandes escapen de la red.

“Otro ejemplo particular de conservación exitosa es el cernus de Mauricio”, dice Louise McRae, investigadora asociada de la Sociedad Zoológica de Londres. “Fue el ave más rara del mundo, en un momento hasta cuatro individuos, pero el aumento en cautiverio significó que la población podría incrementarse”.

Leer más: Cazadores furtivos: cómo Kenia salva a los elefantes con tecnología de visión nocturna

Los programas de cría, la protección de especies en peligro de extinción y el monitoreo de poblaciones y la tecnología de mapeo pueden sacar a los animales del borde. Estas son historias positivas y ofrecen un rayo de esperanza en la oscuridad del medio ambiente, pero son esfuerzos intensivos dirigidos a especies específicas. “El problema es que todo esto es un trabajo crucial, pero se libra mucho en una serie de batallas en las que se pierde la guerra general”, dice McRae. “No logramos restablecer el equilibrio de la naturaleza global a menos que abordemos los factores clave detrás de la pérdida de la población animal”.

El profesor Claudio Sillero, biólogo conservacionista de la Universidad de Oxford, sostiene de manera similar que los esfuerzos de conservación son alentadores, pero hay causas fundamentales que deben abordarse: “La cubierta forestal ha aumentado en muchas naciones, la proporción de tierra bajo alguna forma de protección ha aumentado La restauración y restauración del hábitat también se están convirtiendo en intervenciones masivas, y los esfuerzos financieros de los filántropos y los esfuerzos multilaterales continúan creciendo. Pero para frenar aún más e incluso restaurar la pérdida de biodiversidad, será necesario abordar algunos impactos a gran escala.

“A menos que la destrucción del hábitat para los productos agrícolas, el pastoreo extensivo de animales degrade aún más el hábitat y la demanda insostenible de vida silvestre en muchos países no se controlará en el futuro, será grave”.

Estos problemas son profundos. No estamos hablando de la cría en cautividad de algunas especies en peligro de extinción, sino de un cambio sistémico a una escala sin precedentes. Ante esto, es tentador levantar las manos al aire y aceptar la derrota. Una mirada al futuro prometedor de la selva amazónica o el compromiso recalcitrante del gobierno australiano con el carbón o la reversión parcial de China de la prohibición del comercio de huesos de tigre y cuerno de rinoceronte no inspira confianza.

En su informe, WWF pide un acuerdo global para que la naturaleza trabaje junto con el Acuerdo de París sobre el cambio climático. En 2020 se llevará a cabo una serie de reuniones ambientales críticas, incluida la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y el Convenio de Beijing sobre la Diversidad Biológica. Ahora es el momento de presionar a los líderes mundiales para que adopten nuevos acuerdos de desarrollo sostenible, dice la organización.

“No podemos esperar hasta 2020 y esperamos que suceda algo”, dijo Mike Barrett, director ejecutivo de ciencia y conservación de WWF. “Necesitamos que nuestros líderes den un paso adelante ahora. En el Reino Unido, sabemos que el gobierno se ha comprometido a aprobar una nueva ley medioambiental. Lo crucial es asegurarse de que la acción del gobierno coincida con la retórica. Este proyecto de ley tendrá que tomar en cuenta los acuerdos comerciales del país, porque las materias primas que importamos provocan la pérdida de biodiversidad en otros países. “

¿La WWF insta a unirse a un coro creciente, pero escuche a los que están en el poder? El nuevo grupo de base, Extinction Rebellion, ha acusado al gobierno británico de ignorar intencionalmente las precauciones y promover irresponsablemente un consumismo desenfrenado frente a una agravante crisis ambiental. El ex arzobispo de Canterbury Rowan Williams se ha unido a casi 100 académicos en apoyo del grupo, que está planeando una campaña de desobediencia civil masiva.

El informe de WWF utiliza un lenguaje muy diferente, pero en última instancia enfatiza la importancia de alentar a los políticos a considerar la salud del planeta a largo plazo. Los tigres nepaleses y los cerebros de Mauricio son una señal esperanzadora de que podemos hacer retroceder las cosas, pero solo si nos damos cuenta de que nos estamos balanceando sobre una zanja.

“Necesitamos abordar las causas fundamentales antes de poder realizar cambios”, dice McRae de ZSL. “Aunque la conservación funciona, no queremos tener que traer poblaciones al borde de la extinción”.

– Por qué no debes saltarte el sueño para tener éxito

– Los científicos explican por qué Hyperloop es tan peligroso y difícil

– Una página de Facebook sospechosa lleva los anuncios de Brexit a millones

– Por qué India está cerrando Internet para combatir las noticias falsas

– Estas fotos muestran el impacto devastador del progreso humano.

No te pierdas. Regístrese en DyN Noticias Weekender para aprovechar al máximo DyN Noticias en su bandeja de entrada todos los fines de semana

Gran parte de las noticias de la ciencia de todo el mundo en un sólo sitio. artículos de Ciencia.