Todos vivimos en una “prisión conceptual”: nuestro cerebro percibe una fracción de la realidad para mantenernos vivos.

Para ayudarnos a sobrevivir, nuestra percepción de la verdad es limitada, dice el científico Donald Hoffman

La opinión puede ser fiel, pero, dice el científico cognitivo Donald Hoffman, no debería serlo. Durante millones de años, la estrategia de reproducción del escarabajo australiano ha evolucionado de manera muy eficaz. Luego, el Homo sapiens, y su hábito de tirar las botellas de cerveza usadas, entró en escena. Incapaces de distinguir entre estos recipientes de vidrio marrón y el caparazón de una pareja potencial, los escarabajos machos comenzaron a intentar aparearse con recipientes desechados. “Casi se han ido”, dice Hoffman, profesor de la Universidad de California en Irvine, que ha pasado 30 años estudiando cómo la percepción no da en el blanco. El hecho de que un organismo tan simple carezca de un sistema de percepción preciso puede no parecer sorprendente. Pero uno pensaría que, más allá de la ilusión óptica ocasional, este no es un problema que una criatura se haya desarrollado tan evolutivamente como los humanos deben preocuparse. Evolucionamos para sobrevivir, por lo que cuanto más precisa sea nuestra percepción, mejor. Ese no es el caso, dice Hoffman: “La evolución no se trata de la verdad, se trata de tener hijos. Cada información que procesa cuesta calorías, lo que significa que hay más alimentos para matar y comer. Entonces, un organismo que ve toda la realidad nunca sería más apto que uno dado solo para ver lo que necesita para sobrevivir. “1

El argumento de Hoffman va más allá de la afirmación de que, como el escarabajo y la botella de cerveza, nuestra percepción no es lo suficientemente precisa como para discriminar entre objetos que se parecen entre sí. No solo los sistemas de percepción no evolucionan para capturar los detalles del mundo real, argumenta, no hay razón para creer que los objetos que vemos tienen una correspondencia con cosas que existen fuera de nuestras mentes.

“La visión estándar de la visión es que somos similares a las cámaras, tomando una fotografía de la luz reflejada por un objeto”, explica. “Pero miles de millones de neuronas y billones de sinapsis están involucradas entre la luz que incide en la retina y la construcción de los objetos tridimensionales que percibimos”.

Así que podríamos modificar los detalles para ahorrar energía, pero ¿cómo podría ser más útil construir una visión del mundo que no se parezca a lo que realmente es? La analogía favorita de Hoffman es la interfaz de escritorio

“Cuando hace clic en un icono cuadrado azul para abrir un documento, el archivo en sí no es un elemento cuadrado azul”, dice. De la misma manera, los objetos físicos que vemos son solo símbolos y el espacio-tiempo en el que parecen existir directamente en el escritorio de nuestra interfaz específica a una realidad objetiva más allá. Como cualquier interfaz, debe estar relacionada causalmente con una estructura subyacente, pero es aún más útil si no se parece a ella. No dudamos de que nuestras percepciones no sean fáciles. “Nuestro sistema de percepción es nuestra ventana al mundo, pero también es una prisión conceptual”, coincide. “Es difícil concebir una realidad fuera del espacio y el tiempo. Pero las matemáticas pueden abrir una extrañeza en las paredes de esa prisión. No puedo imaginar un espacio multidimensional, pero puedo lidiar con el espacio infinito dimensional en forma matemática”.

Con la ayuda de las matemáticas, reconocer la existencia de esta prisión perceptiva brinda la libertad de formar nuevas teorías sobre el mundo más allá de ella. Hoffman identifica dos inconsistencias en nuestra visión del Universo derivada de la percepción, que pueden proporcionar pistas sobre la estructura de la realidad a continuación. Primero: nuestra incapacidad para explicar la experiencia consciente, por ejemplo, cómo obtenemos la sensación de probar el chocolate a partir del material físico de las neuronas y los mensajeros químicos. Segundo: interpretaciones de la mecánica cuántica en las que los estados de una partícula son indeterminados cuando no se observan, algo que cuestiona nuestra suposición de que los objetos continúan existiendo, los miremos o no.

“Es difícil concebir una realidad fuera del espacio y el tiempo. Pero las matemáticas pueden abrir una rareza en las paredes de esa prisión” Donald Hoffman

En ambos casos, la conciencia parece existir fuera de las reglas que derivamos de nuestra percepción de un mundo físico. Si, como argumenta Hoffman, la evolución de nuestro sistema perceptivo no nos da ninguna razón para creer que este mundo físico existe tal como lo percibimos, entonces deberíamos invertir la dirección, para comenzar en cambio con la conciencia misma como la sustancia primaria de la realidad a partir de la cual un mundo físico. aparece el mundo.3 “Un aspecto de la experiencia consciente es que parece que no se puede tener una experiencia sin un experimentador”, dice Hoffman. Los considera compuestos por tres canales de información: percepción; decisión; y acción, cada mapeo de una entrada a una salida. En la visión clásica del mundo físico, la entrada al canal de percepción es la luz que salta de los objetos, y la salida del canal de acción es un cambio que se ejerce sobre este mundo físico. Para eliminar este mundo físico de la imagen, conecta a los agentes entre sí. La entrada de la percepción de un agente es el resultado de la acción de otro, y la salida de la acción de un agente es un cambio informativo en otro agente. Según Hoffman, la realidad es una red de agentes conscientes. Al estudiar la dinámica de esta red podemos comprender cómo se desarrollan sus interacciones hasta la percepción que tenemos de un mundo físico. Por supuesto, la realidad también podría ser cualquier otra cosa. La evidencia empírica siempre es insuficiente para determinar completamente una sola teoría, y Hoffman no está solo aquí. Pero, señala, lo que importa es que sea precisa y falsable. “Propongo que hay un núcleo matemático simple en este sentido”, dice. “Lo que necesito hacer ahora es mostrar que a partir de este modelo puedo recuperar el espacio-tiempo, los objetos físicos, la teoría cuántica de campos y la relatividad general; en esencia, puedo resolver el problema mente-cuerpo al revés”.

1. Hoffman, DD y Singh, M, 2012. “Percepción evolutiva computarizada”. Percepción, 41 (9), págs. 1073-1091.

2. Hoffman, DD, Singh, M y Prakash, C, 2015. “Teoría de la interfaz de percepción”. Psychonomic Bulletin and Review, 22 (6), págs. 1480-1506.

3. Hoffman, DD y Prakash, C, 2014. “Objetos de conciencia”. Fronteras en psicología, 5.

Todas las noticias de la ciencia de la tierra en un sólo sitio. artículos de Ciencia.