¿Tu teléfono afecta tu atención? Contar historias podría ayudar

A medida que la automatización se vuelve más común, aumenta el riesgo de que nuestra atención falle. Entonces, ¿cómo podemos recuperar el control de nuestra atención?

La automatización ha penetrado casi todos los aspectos de nuestras vidas hoy. La mayoría de nosotros ahora conducimos automóviles equipados con computadoras que automáticamente aplican los frenos y reducen la potencia de transmisión, a menudo de manera tan sutil que no nos damos cuenta de que el vehículo se ha anticipado a nuestra tendencia a corregir en exceso. Trabajamos en oficinas donde los clientes son dirigidos a los departamentos a través de sistemas telefónicos, los correos electrónicos se envían automáticamente cuando estamos fuera de nuestras oficinas y las cuentas bancarias están protegidas instantáneamente contra las fluctuaciones monetarias. Nos comunicamos con teléfonos inteligentes que terminan nuestras palabras.

Pero incluso sin la ayuda de la tecnología, todas las personas dependen de la automatización cognitiva, conocida como heurística, que nos permite realizar más tareas. La automatización mental nos permite elegir, casi inconscientemente, a qué prestar atención y qué ignorar. Estas automatizaciones han hecho que las fábricas sean más seguras, las oficinas más eficientes, los automóviles menos propensos a los accidentes y un ahorro más estable. Ha habido más ganancias en los últimos 50 años que en los dos siglos anteriores juntos, gran parte de los cuales es posible gracias a la automatización.

Pero a medida que la automatización se vuelve más común, el riesgo de que nuestra atención falle. Los estudios muestran que los errores son más probables cuando las personas se ven obligadas a cambiar entre el automatismo y la concentración. En la era de la automatización, saber gestionar la concentración es más importante que nunca. La adicción a la automatización puede llevar a un aumento en los casos conocidos como «tunelización cognitiva», un problema que ocurre cuando nuestro cerebro se ve obligado a cambiar repentinamente de la atención relajada a la presa del pánico.

«Puedes pensar en la atención de tu cerebro como un reflector que puede ser amplio y difuso, o apretado y enfocado», dice David Strayer, psicólogo cognitivo de la Universidad de Utah. Cuando permitimos que los autosistemas, como las computadoras o los pilotos automáticos, nos presten atención, nuestro cerebro atenúa el foco de atención y le permite oscilar donde quiera, ayudándonos inconscientemente a controlar los niveles de estrés, lo que significa que no tenemos que monitorear constantemente nuestros niveles de estrés. medio ambiente. «¡Pero entonces, bam! Hay una especie de emergencia y el foco en tu cabeza tiene que encenderse de repente, y al principio no sabe dónde brillar».

El túnel cognitivo puede hacer que las personas se concentren excesivamente en lo que tienen frente a sus ojos o se preocupen por tareas inmediatas. Una vez en un túnel cognitivo, perdemos la capacidad de dirigir nuestra atención. En cambio, nos conectamos con el estímulo más fácil y obvio, a menudo a costa del sentido común. «Estas tecnologías deberían hacer que la conducción sea más segura … pero también facilitan el pensamiento reactivo, de modo que cuando suceda algo inesperado, reaccionará con respuestas prácticas y comunes», dice Strayer. «En lugar de pensar, reaccionas y si no es la respuesta correcta, suceden cosas malas».

Un ejemplo de tal comportamiento condujo al accidente fatal de Air France 447 el 1 de junio de 2009. Un piloto salió de su ensueño cuando sonaron alarmas en los tubos pitot del avión, que miden la velocidad del aire al detectar la fuerza del aire que fluye en ellos. – obstruido con cristales de hielo. Esto desencadenó una serie de eventos que se vieron agravados por el túnel cognitivo del piloto, enfocándose en lo que percibía como la solución inmediata y descuidando su entorno, que presentaba toda la información necesaria para dirigir el avión.

Una forma de combatir este enfoque erróneo es creando modelos mentales. Comprender cómo las personas construyen modelos mentales se ha convertido en uno de los temas más importantes de la psicología cognitiva. Todas las personas se basan en cierta medida en modelos mentales. Todos nos contamos historias sobre cómo funciona el mundo, nos demos cuenta o no.

Entonces, ¿cuál es la solución? Si quieres hacer un mejor trabajo prestando atención a lo que realmente importa, de no sentirte abrumado y distraído por el flujo constante de correos electrónicos, conversaciones e interrupciones que forman parte de la vida cotidiana, toma y el hábito de contarte historias. Cuenta tu vida como sucede y luego, cuando tu jefe de repente te haga una pregunta o cuando llegue una nota urgente y solo tengas unos minutos para responder, el foco en tu cabeza estará listo para brillar de la manera correcta.

Para ser productivos, debemos controlar nuestra atención; necesitamos construir modelos mentales que nos guíen. Cuando conduzca al trabajo, oblíguese a imaginar su día. Mientras está en una cita o en el almuerzo, describa lo que ve y lo que significa. Encuentra a otras personas que puedan escuchar tus teorías y desafíalas. Adopte un patrón de obligarse a anticipar lo que sigue.

Charles Duhigg es el autor del libro Smarter Faster Better * (William Heinemann) *

Gran parte de las noticias de la ciencia de la tierra en un sólo sitio. noticias de Ciencia.

Contenido relacionado