Una empresa japonesa crea fuegos artificiales espaciales con meteoritos artificiales

El 17 de enero, Japón probará la primera lluvia de meteoritos artificial en nuestra atmósfera. Las pequeñas partículas serán arrojadas desde un microsatélite y quemadas al caer al suelo. ¿Es el “entretenimiento espacial” un desastre a la espera de que suceda?

En noviembre de cada año, la lluvia de meteoros Leónidas envía chispas brillantes al cielo nocturno, mientras que el polvo espacial del cometa Tempel-Tuttle arde en la atmósfera. Pero en 2001, los observadores en la Tierra fueron tratados no solo con una lluvia, sino con una tormenta: miles de estrellas fugaces fueron visibles en el espectáculo más grande en décadas.

La estudiante de astronomía japonesa Lena Okajima estuvo entre los que vieron esa noche, y las conversaciones con sus amigos más tarde provocaron una idea ambiciosa. En septiembre de 2011, fundó ALE, una empresa de “entretenimiento espacial” que quiere crear lluvias de meteoritos artificiales a pedido y venderlas a festivales de música, parques temáticos y ciudades que albergan eventos especiales.

Después de años de trabajo, el concepto finalmente está listo para ser probado. El 17 de enero, la compañía pondrá en órbita su primer satélite a bordo del cohete Epsilon de la agencia espacial japonesa Jaxa. El microsatélite de 65 kg se desprenderá del cohete a una altitud de 500 kilómetros, y el primer paso será acercarlo un poco más a la Tierra. Se abrirá una membrana que aumentará la resistencia atmosférica al satélite, llevándolo lentamente a la altura objetivo de 400 km.

Una vez allí, el satélite generará meteoritos liberando pequeñas partículas, de aproximadamente un centímetro de tamaño, que arderán fuertemente en la atmósfera a medida que caen al suelo antes de desintegrarse a unos 60 km sobre la superficie. “En comparación con los naturales, nuestros meteoros son más masivos y viajan a través de la atmósfera más lentamente, lo que les permite ser observados por más tiempo”, dice Hiroki Kajihara de ALE.

Hay dos tecnologías clave que harán posible este proyecto. El primero es el sistema de liberación de partículas, que utiliza gas a presión y tiene una precisión de 3 metros por segundo, incluso si el satélite orbita a miles de kilómetros por hora. “Para generar un meteorito artificial en el lugar y el momento deseados, los parámetros de liberación de partículas de meteorito deben ajustarse con un grado muy alto de precisión”, dice Kajihara. El segundo son las partículas mismas, que están hechas de materiales no revelados pero supuestamente no tóxicos que interactúan con el aire de diferentes maneras para producir una gama de colores.

Es un esfuerzo costoso: ALE ha brindado apoyo financiero de inversionistas ángeles, capitalistas de riesgo y bancos japoneses. No reveló detalles sobre cuánto cobrará por sus servicios, pero el costo de enviar este satélite de prueba solo podría exceder el millón de dólares, aunque la compañía dice que cada satélite podría usarse para miles de versiones separadas.

Llevar los “meteoritos” al lugar correcto en el momento adecuado también es un gran desafío técnico. Según Stephen Hobbs, que trabaja en sistemas espaciales en la Universidad de Cranfield, la liberación aleatoria de partículas podría conducir a una propagación de hasta 1.000 km hasta que lleguen a la Tierra, donde se necesitará una precisión de 50 km para garantizar que la lluvia de meteoritos ocurra en el lugar correcto. “El tiempo necesitará una planificación cuidadosa”, dijo.

Otro problema potencial podría ser el clima. “Lo más probable es que se lancen antes de tener un buen pronóstico del tiempo para el área objetivo”, dice Hobbs. Pero al elegir una “órbita solar sincrónica” que siga la noche alrededor del planeta, ALE podría tener múltiples oportunidades de ofrecer el espectáculo todos los días, aunque cada vez en una ubicación diferente.

El sistema se ha sometido a una batería de pruebas en los últimos años, incluidas pruebas de vibración en una cámara de vacío para simular el espacio. También lanzaron partículas de meteoritos en la misma habitación para probar el ángulo y la velocidad de cómo se liberan. Este lanzamiento y otro programado para el verano son las etapas finales de desarrollo antes de la primera lluvia de meteoritos artificial, que está programada para iluminar el cielo sobre Hiroshima en la primavera de 2020, donde será visible para seis millones de personas repartidas en 200 km.

En los últimos años, ha habido una creciente preocupación por la cantidad de basura y escombros en órbita, con el temor de que la metralla de los satélites antiguos pueda evitar el lanzamiento de cohetes en el futuro. Desechar partículas no especificadas que podrían interferir con equipos sensibles se siente un poco irresponsable. ALE tiene planes para más proyectos de entretenimiento espacial en el futuro, y en este momento no hay nada que impida que alguien lance en órbita tantos satélites, autos eléctricos o instalaciones de arte como desee, por el motivo que sea. Sin embargo, Hobbs no cree que este proyecto sea un problema para otros usuarios del espacio a la altitud planificada del satélite, unos 8 km por debajo de la Estación Espacial Internacional.

Kajihara dice que hay una serie de controles de seguridad que se llevarán a cabo antes de cada lanzamiento para evitar problemas. El satélite verificará la posición y la trayectoria de otros satélites y tiene varios sistemas de monitoreo redundantes para garantizar que las partículas se liberen en el lugar correcto y a la velocidad adecuada.

También quiere enfatizar que la misión, que llamaron Shooting Star Challenge, no es del todo frívola. “La atmósfera superior en la que arderán las lluvias de meteoritos tiene pocos medios de observación en la actualidad y sigue siendo una de las partes de la atmósfera menos comprendidas”, dice. Al estudiar cómo las partículas que libera se mueven a través de esta área, ALE espera continuar entendiendo la ciencia. “Esto tiene aplicaciones potenciales en la eliminación segura de desechos espaciales, por ejemplo”, dice Kajihara.

Para Okajima, es un gran momento que ha estado sucediendo durante décadas. “Todo el satélite era absolutamente hermoso, montado majestuosamente en el cohete, y cuando me di cuenta de que pronto viajaría al espacio, pensé que era surrealista”, dice. “Espero que nuestros meteoros artificiales ayuden a revelar nuevos descubrimientos científicos y que reúnan y entretengan a la gente bajo el cielo nocturno”.

– Todas las últimas noticias y eventos de CES 2019

‘Glasgow ha curado la violencia tratándola como una epidemia de salud

– Episodios de Black Mirror mejor calificados

– Por qué su dieta de desintoxicación podría hacer más daño que bien

– Cómo entender la incesante espiral de la muerte de Bitcoin

Lograr lo mejor de DyN Noticias en tu bandeja de entrada todos los sábados con el boletín DyN Noticias Weekender

Todas las noticias de la ciencia de el planeta tierra en un sólo sitio. noticias de Ciencia.