Asegurando una estancia verdaderamente lujosa en la bahía de Halong

Si ha reservado un viaje a la bahía de Halong o está considerando seriamente visitar este increíble lugar, debo felicitarlo. Hiciste una gran eleccion. Es simplemente una fiesta para los sentidos. Si alguna vez quisiste visitar un lugar que te involucre en muchos niveles diferentes: intelectual, visual, audible, entre muchos otros, no podrías haber elegido un lugar mejor. La bahía de Halong ofrece una costa majestuosa, con muchas islas que parecen flotar en el agua. La costa también tiene una gran arena de la que puedes hablar durante meses después de tu viaje. También hay tranquilos pueblos pesqueros costeros que se remontan a una época pasada. Todas estas imágenes, sonidos, olores y toques se suman a un etérico distintivo de esta aventura mundial. Esta no es la típica aventura de sol, surf y agua de arena. No. Va mucho más profundo y más lejos. Visitar la bahía de Halong es como mirar las huellas psíquicas del pasado, las pistas del futuro y una abrumadora dosis de misterios que se despliegan en el presente, todo en una exploración que no olvidará pronto. Si desea una estadía verdaderamente lujosa en la bahía de Halong, siga los consejos a continuación.

El lujo como sencillez

Hay muchas formas de definir el “lujo”. De hecho, el número de definiciones parece depender solo del número de personas que hacen la definición. Sin embargo, la gran mayoría de definiciones se agrupan en torno a la idea de exceso. Existe esta idea progresiva de que para que algo sea lujoso, debe ser más. La bahía de Halong convierte esta idea en un dolor de cabeza. El verdadero lujo no significa comenzar porciones o masticar más de lo que puede tragar o nadar en exceso, el lujo en la bahía de Halong tiene una naturaleza más budista. La vieja máxima zen de “menos es más” está definitivamente en juego cuando se trata de lujo en la bahía de Halong. Hay una cierta riqueza que no se puede encontrar en ningún otro lugar observando la niebla en la bahía de Halong y tragando lentamente los picos de las islas mientras permaneces en la orilla. Hay una inconfundible sensación de riqueza que emana de caminar por la ladera de la montaña y mirar hacia un mar verde salpicado de altas islas de piedra caliza. El lujo es solo simplicidad, no exceso. La verdadera belleza, como la de una mujer, no proviene de los ricos globos de oro, zafiro, esmeralda y jade que usa. La verdadera belleza proviene de sus imperfecciones: la sonrisa extraña, la apariencia desagradable, la risa incómoda. Disfrute de la bahía de Halong y realmente toque su esencia es el pináculo del lujo. No tienes que demostrarle nada a nadie en ningún momento. Las cosas son justas. Y esto es tan hermoso y tan raro en este lugar. Es como si la naturaleza misma le hubiera dado al mundo un regalo excepcional que pocas personas se han molestado en descubrir.

El valor de la memoria frágil

La bahía de Halong tiene una cualidad frágil. Desde sus opiniones hasta las experiencias que ofrece. Por un segundo, subes una colina para tener una mejor vista de la costa. Al segundo siguiente ocurre niebla, lluvia o algo, y la visión ha cambiado. Estás obligado a vivir el momento y esa es la verdadera belleza. Ofrece una instantánea mágica de tu propio ser, un segundo a la vez.