“AZERBAIYÁN, SEMILLAS PARA EL FUTURO” ​​EN LA EXPO 2020 DE DUBÁI.

CONCEPTO PRINCIPAL DEL PROYECTO.

El Pabellón de Azerbaiyán diseñado para la Expo 2020 de Dubái lleva por nombre «Semillas para el futuro». El recinto se materializa la actitud del país con respecto al futuro y su conciencia de que los acontecimientos del mañana dependen de las decisiones que se tomen hoy. En esta visión, las personas constituyen las principales herramientas de cambio, por lo que sólo mediante el desarrollo del capital humano podremos realmente lograr un futuro sostenible para todos.

De esta idea originaria nació el pabellón, inspirado en la naturaleza y vertebrado en torno a dos elementos icónicos que recuerdan la sostenibilidad y sus procesos: una hoja y un árbol. Estas formas no son solamente simbólicas, sino también funcionales. El techo en forma de hoja es un colchón de aire de aproximadamente 30 centímetros que funciona como un amortiguador térmico, mientras que el gran tronco es el punto de apoyo alrededor del cual se desarrollan los espacios vertical y horizontal.

ESCENOGRAFÍA PRINCIPAL DE LA EXPOSICIÓN.

En la entrada, los visitantes son recibidos por una escenografía que permite la inmersión en un bosque digital de cuento de hadas, alternando formas orgánicas con una compleja tecnología interactiva. Se realiza mediante instalaciones, videos, grabaciones de sonido, realidad aumentada y sensores de proximidad, que revelan el contenido sin tocar ninguna superficie.

Toda la exposición está salpicada por lechos de flores que rodean cinco grandes árboles interactivos. A la vez, un río conformado por los símbolos icónicos del país recorre todo el recinto de la exposición, guiando a los visitantes, instalación por instalación. Hay columpios bajo el árbol principal, el eje arquitectónico del pabellón, para invitar a los visitantes a disfrutar de la exposición, descansar y sumergirse en la escenografía.

«SEMILLAS PARA EL FUTURO», EL MANIFIESTO DEL PABELLÓN.

La primera instalación que encuentran los visitantes al entrar en el recinto es el manifiesto. Se presenta a los visitantes el concepto del pabellón de Azerbaiyán, mediante una explicación escrita y gráficos grabados en paneles de plexiglás iluminados. Aquí, el usuario puede leer una introducción y los mensajes clave de la exposición. Se le anuncian, así, todos los temas abordados a lo largo del recorrido. Los gráficos constituyen la representación visual del mensaje principal: si actuamos hoy, mañana cosecharemos los beneficios de nuestra acción.

Todas las ilustraciones realizadas para el pabellón están hechas a medida por el reconocido artista visual italiano Andrea Minini. Tras una consolidada experiencia en el sector, este autor empezó a explorar hace tres años el universo del software Illustrator, aventurándose con sus diversas funciones. Las distorsiones visuales, creadas mediante la superposición de diferentes tejidos, cuentan con un gran éxito internacional.

«EL JARDÍN DE LAS MARAVILLAS», INSTALACIÓN DE VIDEO INTERACTIVA.

«El Jardín de las Maravillas» es una instalación dedicada a los colores de Azerbaiyán. Éstos se expresan a través de la variedad de paisajes del país, que lo convierten en uno de los 25 puntos cruciales de la biodiversidad mundial.

Un lecho de flores virtuales florece y se ilumina al paso de los visitantes. La instalación alberga dos tipos de flores. Las primeras son cinco flores mecánicas, hechas a medida por artesanos italianos, específicamente para esta exposición. Gracias al sensor de proximidad, las flores se van abriendo a medida que los visitantes se acercan, revelando 5 carillones inspirados en símbolos vinculados a los temas del pabellón. El segundo tipo de flores, en cambio, se ilumina en azul, rojo y verde, emulando la bandera del país, y se enciende en relación con la interacción de los visitantes con los carillones.

Una gran instalación LED proporciona el telón de fondo a toda la longitud del lecho de flores, como una ventana al país. Cuando las flores se abren, se activa un video que muestra contenidos e información sobre el carácter distintivo del patrimonio natural del país. Gracias a la fachada transparente, los videos de los paisajes azerbaiyanos son visibles también desde el exterior del recinto, lo que atrae a los visitantes a entrar y descubrir la exposición en el interior.

“EL BOSQUE DIGITAL”, ÁRBOLES INTERACTIVOS.

El bosque digital del Pabellón de Azerbaiyán está formado por cinco árboles interactivos. Constituyen el escenario ideal para presentar la belleza, la biodiversidad, la cultura milenaria del país y su carácter próspero respecto al porvenir. Cuatro de estos cinco árboles interactivos albergan pantallas grandes, de 5×1.50 metros, mientras que el quinto es una instalación de realidad aumentada. Para interactuar con las pantallas, cuentan con la interfaz «Déjame crecer». A través de ella, pueden desplegar los contenidos, consultar los que deseen y profundizar en la información. “Déjame crecer” también sirve para enfatizar, una vez más, en el mensaje principal del pabellón: los sucesos del mañana dependen de las decisiones que tomemos hoy.

Esta interacción, gracias al uso del Leap Motion Controller, no necesita de ningún contacto físico: un módulo óptico de seguimiento de la mano captura los movimientos con una precisión incomparable. Esta tecnología permite desarrollar un diseño de experiencias basado en un compromiso natural y sensorial, por una parte, y preventivo e higiénico respecto al covid-19, por otra parte.

Los cuatro árboles interactivos envuelven a los visitantes con historias y reflexiones sobre nuestro futuro. El contenido de éstas permite compartir con los visitantes las historias de un país que ha logrado dar grandes pasos durante su corta historia, enfrentando desafíos globales como preservar el medio ambiente, diversificar la economía e invertir en capital humano y desarrollo sostenible. Cada uno de los árboles interactivos tiene su propio tema. Éstos son:

“¡DEJA QUE CREZCAN LOS TALENTOS!”, PRIMER ÁRBOL INTERACTIVO.

Azerbaiyán apoya a los jóvenes en su proyecto de vida. El primer árbol muestra el país como un «jardín de talentos», es decir: un país en el que la media de edad es de poco más de 31 años, y que se encuentra lleno de talentos que sobresalen en todas las disciplinas del conocimiento, renovando y reinterpretando el lenguaje de la tradición en el mundo contemporáneo. Nuestros jóvenes son la verdadera energía que nutre al país. Esta instalación resalta la importancia de invertir en recursos humanos como algo indispensable para el crecimiento sostenible en el futuro. Entre los talentos presentados, los visitantes de la exposición tienen la oportunidad de conocer a personajes como Faig Ahmed, artista de Bakú de renombre internacional, e Isfar Sarabski, pianista y compositor, ganador de la Montreux Jazz Solo Piano Competition.

«¡DEJA QUE EL BIENESTAR CREZCA», SEGUNDO ÁRBOL INTERACTIVO.

Bakú ofrece una sorpresa en cada uno de sus rincones. Es una ciudad que sigue creciendo para mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos. El segundo árbol interactivo cuenta la historia de la capital, Bakú, que en los últimos veinte años ha afrontado un crecimiento increíble, posicionándose incluso a nivel internacional como modelo de progreso tecnológico y económico, además de profundamente humanista. Ello se cuenta a través de un recorrido interactivo por seis diarios de viaje que nos acompañan en el descubrimiento de los valores de esta ciudad. Cada diario lleva a los visitantes a través de un itinerario específico que destaca las diferentes facetas y matices de la ciudad, desde la sostenibilidad hasta la movilidad, pasando por el legado cultural y el entretenimiento.

Sostenibilidad.

La sección se centra en el desarrollo de la Ciudad Blanca de Bakú, y la presenta como un ejemplo virtuoso del compromiso del país por un futuro innovador y sostenible.

Legado cultural.

El casco antiguo de Bakú es el corazón histórico no solamente de la ciudad, sino de todo el país. Demuestra los esfuerzos del país dedicados a la protección y revalorización de su patrimonio.

Creatividad.

La creatividad se cuenta como una de las principales fuentes de alimentación de una sociedad. Aquí se presentan los símbolos más importantes de la industria cultural y creativa de Bakú.

Entretenimiento.

Los recintos deportivos son de vital interés para el gobierno de Azerbaiyán, a los que destina importantes inversiones. Dichas instalaciones contribuyen a que el papel de Bakú sea aún más relevante en el sector de los eventos deportivos internacionales.

Calidad de vida.

La historia del Bulevar de Bakú y de su Parque Nacional Costero refleja cómo la vida en Bakú está mejorando desde todos los puntos de vista, volviéndose sostenible tanto desde el punto de vista medioambiental como social.

Movilidad.

A la luz del plan para lograr una mejor sostenibilidad en Azerbaiyán para el año 2030, se presentan algunos aspectos clave sobre de qué manera el desarrollo de la movilidad está contribuyendo a estos resultados.

«¡DEJA QUE LA BIODIVERSIDAD CREZCA!», TERCER ÁRBOL INTERACTIVO.

Azerbaiyán es un lugar de biodiversidad que incluye nueve de las once zonas climáticas que existen en todo el mundo. Representa, pues, un tesoro natural y una maravilla para compartir con toda la comunidad de la Expo 2020. Los visitantes están invitados a descubrir esta riqueza natural a través de un código de colores que les permite conocer los paisajes más bellos del país, así como su flora y su fauna. En la pantalla, también encontrarán el icono de una cámara fotográfica que les permitirá tomarse una foto. En la imagen resultante, la paleta de colores que conformen las prendas de los visitantes será asociada a los colores de los paisajes del país, destacando así la interconexión entre nuestras acciones y el futuro de nuestro planeta, aquí representado por los paisajes de Azerbaiyán.

Las fotografías que representen la «biodiversidad del visitante» podrán ser descargadas gracias a un código QR, siendo aptas para compartirse en las redes sociales y constituyendo un recuerdo duradero de la visita al pabellón.

«¡DEJA QUE CREZCA EL LEGADO!», CUARTO ÁRBOL INTERACTIVO.

Teniendo en cuenta el tema de la Expo 2020 de Dubái, «Conectando mentes, creando futuro», el patrimonio humano se convierte en un activo importante para compartir con los visitantes y para involucrarles en las distintas culturas. Esta instalación presenta seis elementos culturales de Azerbaiyán catalogados como Patrimonio Intangible por la UNESCO, como por ejemplo el mugham, el tejido de alfombras o el arte en miniatura. Siguiendo el formato de los tutoriales, las animaciones de videos muestran no solamente el resultado final, sino también el proceso de realización de estos productos culturales. Esta instalación se centra en la promoción y la valoración de la identidad de Azerbaiyán, presentando el país como un lugar antiguo pero abierto a las culturas y las innovaciones.

«EL JARDÍN DE LA BIODIVERSIDAD», ÁRBOL DE REALIDAD AUGMENTADA.

El tronco de este árbol es una ventana que permite a los visitantes echar un vistazo a la biodiversidad de Azerbaiyán. El país posee un paisaje extremadamente variado, y está comprometido con la protección de estos delicados y apreciados ecosistemas. Existen unas 4.500 especies de plantas en el país, de las cuales 250 son endémicas. El 10,3% del territorio nacional está cubierto por áreas protegidas, con 9 parques nacionales, 11 reservas y 24 santuarios naturales.

Al pasar por el árbol, los visitantes se encuentran con una pantalla 3D transparente a ambos lados de la corteza. La pantalla modela distintos elementos naturales del país y, gracias a la realidad aumentada, sorprende a los visitantes al pasar.

«MIRANDO AL FUTURO», MESA INTERACTIVA.

Esta mesa interactiva es táctil y multiusuario. Muestra el crecimiento del país a través de proyectos de la más alta calidad en los campos de la sostenibilidad, la oportunidad y la movilidad. Se comparten así las mejores prácticas vinculadas a los principales subtemas de la Expo 2020. Aquí, los visitantes pueden seleccionar su tema preferido para profundizar en él. Una vez seleccionado, el tema abre una animación en video que revela una serie de proyectos futuros.

«RAÍCES DE IDENTIDAD», LA EXPOSICIÓN DEL SÓTANO.

En el sótano, donde se encuentran las raíces del árbol arquitectónico principal, se exhiben «los Tesoros de Azerbaiyán», es decir: las obras de artesanía tradicional, histórica y cultural.

Cada escaparate se configura como un lienzo vinculado a una expresión cultural específica, para ofrecer a los visitantes una visión general de los siguientes temas:

  • Las raíces de la civilización (arqueología).
  • Maestros del cobre (objetos de cobre).
  • Maestros del material (cerámica).
  • Arte (espadas).
  • Guardián del conocimiento (manuscritos).
  • El sonido de un país (instrumentos musicales).
  • Tejer una identidad (textil).

EL PABELLÓN DE AZERBAIYÁN: RESTAURANTE Y JARDÍN SECRETO.

El restaurante del Pabellón de Azerbaiyán en el sótano es el destino ideal después de la visita al recinto, así como la ocasión de degustar las recetas típicas de Azerbaiyán. Durante la tarde, el restaurante se transformará en una casa de té típica de Azerbaiyán, para degustar una excelente taza de té acompañada de pasteles y frutos secos, según la tradición.

El restaurante alberga un muro con 28 celdas destinadas a la acuicultura: cada celda alberga una planta aromática utilizada en el restaurante para preparar los platos típicos. Está equipado con un Sistema de Gestión Patentado que controla la luz, la nutrición y la humedad, recreando el perfecto entorno para cada planta en concreto. Otras 6 celdas albergan pequeñas vitrinas dedicadas a los utensilios de cocina azerbaiyanos; es una excelente oportunidad para acercarse a esta parte tan destacable de la vida cotidiana en el país.

Los visitantes que deambulan por el exterior descubren 1.300 metros cuadrados de jardines y senderos. Allí, las granadas representan la prosperidad, mientras que los olivos simbolizan la paz, la justicia y la sabiduría. Además, las raíces exteriores del árbol arquitectónico se abren para formar un escenario para eventos y representaciones artísticas. Aquí, la cultura y la tradición azerbaiyanas se convierten en la encrucijada del intercambio con toda la comunidad de la Expo 2020 de Dubái.

Contenido relacionado